Todo lo que debes saber sobre el servicio de gueridón, “a dos manos” o “servicio a la rusa”

En este tipo de servicio, conocido como “a dos manos” o servicio gueridón, se deja listo cada plato frente a los comensales. De esta forma se muestra previamente el contenido a los clientes como parte de la experiencia que el establecimiento ofrece. Por eso mismo, es un tipo de servicio más exclusivo que requiere personal cualificado para su desempeño. ¡Sigue leyendo y descubre más sobre esta clase de servicio!

Hoy en día, contamos con una amplia variedad de formas de servir los platos a nuestros comensales. La más común es el tradicional emplatado, sirviendo desde la cocina el plato perfectamente preparado. No obstante, no siempre ha sido esta la única técnica utilizada.

El servicio gueridón cuenta con varios siglos de historia y todavía se utiliza en ocasiones muy concretas y especiales, como en los banquetes o en las cenas de gala, al ser un servicio más lento y protocolario que el resto. Además, necesita de personal más cualificado y preparado para utilizar cada uno de los elementos.

Pero… ¿Qué es realmente un gueridón?

El gueridón es una elaborada técnica de servicio que gira en torno a una mesa auxiliar muy fácil de transportar, ligera y pequeña que permite usar elementos de cocina o bar.

Con siglos de historia, este tipo de servicio se utiliza en los momentos más protocolarios y formales.

Esta mesa está totalmente equipada y preparada para ofrecer un servicio óptimo: un fogón, espacio para las botellas, platos, estantes y hasta cajones.

La historia de este tipo de servicio, o la forma en la que surgió, se debe a un servidor del rey Luís XIV llamado Gueridón. Era el encargado de llevar los pasteles al rey y, debido a su corta estatura, sostenía la bandeja hasta que éste había saciado su apetito. Por eso, con el paso del tiempo el nombre gueridón se le atribuyó a esta mesa auxiliar. Curioso, ¿verdad, Bartalent?

¿Cómo se utiliza el servicio gueridón?

Este servicio se realiza completamente de cara al cliente, como espectador. Por tanto, se traen los platos a la mesa y es el camarero quien sirve uno por uno, siempre por el lado derecho a cada comensal.

Para ello el camarero utilizará una cuchara en la mano derecha y tenedor en la izquierda, sirviendo uno por uno a cada uno de los presentes. De esta forma, éstos pueden decidir la cantidad y lo que realmente quieren de cada uno de los platos que se muestran en la mesa o gueridón.

A pesar de no ser uno de los servicios más utilizados, porque como comentamos se traslada a ambientes más lujosos por la dificultad de su servicio, el personal cualificado que requiere y el tiempo que se tarda en emplatar, es importante que como profesional de la hostelería también lo conozcas.

Es imprescindible ampliar nuestro conocimiento y saber qué técnicas de sala existen en nuestro sector más allá de las más comunes o utilizadas día a día.

¿Ya conocías esta técnica o la has utilizado con anterioridad?

Compartir