Serviciopedia: tipos de servicio a mesa

El protocolo, en el mundo de la restauración, sigue siendo un aspecto muy bien valorado. La colocación de los cubiertos, los diferentes tipos de copas según las bebidas, el orden que hay que seguir para servir a los comensales, cómo retirar los platos… Además, es fundamental conocer todos los tipos de servicio a mesa con los que se pueden servir los platos a los clientes.

En concreto existen 5 formas diferentes de servir las mesas. Y, según las condiciones del local, los medios disponibles o el tipo de cliente, utilizaremos unas u otras. ¿Conoces cuáles son? Nosotros te las explicamos, así que, ¡sigue leyendo y toma nota!  

Servicio Americano (o emplatado)

Este tipo de servicio es, posiblemente, el más estandarizado y básico. Es rápido y sencillo y muy utilizado en restaurantes a la carta y con gran afluencia de público. Consiste en que todos los platos vienen emplatados desde la cocina. Y el camarero sólo debe cogerlo y servirlo al cliente. Con este servicio, se pueden llevar 3 platos en la mano izquierda y uno en la derecha.

Al salir de la cocina todos los platos ya preparados, se consigue mantener una presentación común y cuidada para todos los platos. Y, además, cualquier empleado aprende su funcionamiento sin necesidad de tener demasiados conocimientos previos.

Servicio a la Francesa

El servicio a la Francesa no es uno de los más usados. Aunque sigue siendo utilizado en algunos círculos sociales de prestigio, en los países anglosajones es bastante común. En este tipo de servicio es el propio comensal el que se sirve la comida. Mientras el camarero sostiene la fuente, para facilitar la tarea. El cliente deberá saber usar los utensilios para servirse, aunque no todos tienen la misma destreza, por lo que puede resultar ser un servicio bastante lento e incómodo. Aun así, cada comensal podrá decidir qué cantidad quiere sin tener que dar ningún tipo de explicación.

Aunque en las celebraciones en las que se utiliza el servicio a la Francesa no suele ser una simple comida, sino más bien un acto social en sí, por lo que las cantidades que se sirven no suelen ser demasiado abundantes.

Servicio a la Inglesa

Con esta modalidad es fundamental contar con buenos profesionales que posean mejor técnica que en las anteriores. Además, resulta mucho más rápido que el servicio a la francesa. Sin lugar a dudas, es el tipo de servicio más utilizado en banquetes o en mesas grandes y numerosas.

Básicamente consiste en que, desde cocina, se preparan bandejas, soperas o los recipientes que se consideren necesarios. Con una cantidad suficiente para servir a unas 10 personas en cada una, con la elaboración principal y sus guarniciones pertinentes. El camarero las recoge y las lleva a cada mesa asignada. Donde, uno por uno, irá mostrando el contenido y acercándolo lo más posible al plato sin llegar a incomodar al comensal. Con la mano izquierda mantendrá el recipiente. y, con la derecha, utilizará las pinzas o elementos necesarios para ir sirviendo, a cada uno, la cantidad que requiera.

Servicio en Gueridón

Sin lugar a dudas, el servicio Gueridón es el más vistoso y exclusivo que existe. No es muy común y en los últimos tiempos parecía que estaba por desaparecer. Puesto que supone un servicio muy costoso por la dedicación exclusiva que se le da a cada cliente. Pero parece que ahora está volviendo a tomar presencia en los restaurantes de lujo, de alta restauración o de autor.

Para el servicio Gueridón se necesita contar con mesas auxiliares en las que poder terminar la preparación de los platos, a la vista del cliente. El ayudante del camarero, debe llevar todos los ingredientes y utensilios necesarios a la mesa auxiliar. Y, una vez allí, el camarero, con un alto nivel de conocimientos y profesionalidad, terminará de preparar el plato y servirlo posteriormente.

Un gran error, que muchos cometen, es confundirlo con el servicio a la Rusa, porque, aunque se parezcan bastante, no son lo mismo.

El servicio a la Rusa era aquel que se llevaba a cabo en los grandes banquetes de los zares rusos, donde se sacaban grandes piezas de carne y los camareros las trinchaban frente a todos los comensales para poder servirlos.

Autoservicio

Por último, es necesario hablar del autoservicio. Existen diferentes modalidades dentro de este tipo de servicio. Desde los que el cliente debe coger una bandeja, con sus cubiertos, platos, vasos, servilletas y comida, hasta los autoservicios de bufés de gala. En todos ellos, aunque sea el propio comensal quien debe escoger y servirse lo que quiera, es necesaria la presencia de los camareros. Los cuales deben ir proporcionando a los clientes lo que precisen. Así como reponer el género que se termine. Y recoger las mesas para mantener un orden y pulcritud en la sala.

Es importante recordar que, dependiendo del tipo de servicio a mesa que utilicemos, deberemos contar con un tipo de profesional diferente.

Compartir