Andoni Goicoechea, creador del proyecto Goiko Grill

Entrevista a fundador de Goiko Grill

“Aquí disfrutamos trabajando, todos estamos enfocados en lo mismo, en hacerlo bien, en sentirnos orgullosos de lo que hacemos”.

Dicen que aman lo que hacen, y en Goiko Grill se dedican a hacer hamburguesas. Y tiene que ser verdad, porque es uno de los ejemplos de mayor progresión y crecimiento en los últimos años, al comienzo en Madrid, y ahora en España.

Andoni Goicoechea es el creador de este proyecto, que comenzó como una pequeña hamburguesería y a día de hoy ya cuenta con 14 locales. Hablamos con él para que nos cuente las principales claves sobre las que, bajo su punto de vista, se asienta el éxito de Goiko Grill.

Cuéntanos tu trayectoria, ¿cómo comenzaste en el negocio de la hostelería?

Me gradué de médico en Caracas, mientras llevaba un negocio pequeño de alquiler de equipos de sonido para fiestas. La situación de Venezuela me hizo venirme a Madrid, y aquí comencé como Médico Interno Residente de Geriatría en el Hospital La Paz. Frecuentaba un bar en María de Molina, que al poco tiempo tuvo que cerrar y me animé a montar una pequeña hamburguesería. Tenía ganas de hacer algo por mi cuenta y me arriesgué.

Mi hermana Daniela, me ayudó con el logo y la carta. Mi padre, con muchas recetas. Me fui con una amiga a un Ikea y decoramos el local. Entre amigos conseguí a 3 personas que comenzaron a trabajar conmigo y encendimos las parrillas. A los seis meses, entre guardias del hospital y servicios del restaurante, terminé dedicándome al proyecto en exclusiva y renunciando a mi carrera y a la estabilidad de mi sueldo de residente. No fue fácil.

El crecimiento de Goiko Grill ha sido exponencial como pocos, ¿cuáles dirías que son las claves de este éxito en estos cuatro años?

Principalmente el producto. No hemos bajado un céntimo desde que abrimos. Además, lo hemos mejorado y evolucionado con los aportes del personal y escuchando a nuestros clientes y amigos.

Lo segundo más importante ha sido la inversión en el talento que trabaja en Goiko Grill. Aquí disfrutamos trabajando, todos estamos enfocados en lo mismo, en hacerlo bien, en sentirnos orgullosos de lo que hacemos. En un restaurante, el staff es tan protagonista como el producto. El equipo es quien tiene el contacto con el cliente. Es clave que ese “feeling” de familia que sentimos internamente, logremos transmitirlo al cliente con cercanía.

Todo lo anterior forma parte de tener claros y practicar nuestros valores siempre. Aquí nos seguimos por tres: “Calidad, Eficiencia y Buen Rollo”.

Hay un punto en el que con tanto crecimiento, puedes llegar a perder el control, ¿cómo logras minimizar esto?

Las historias de éxito vienen de la mano de un crecimiento sostenible y se logran desafiando lo imposible. Lo que aquí hemos hecho, no lo habíamos soñado. Igual pasa con lo que queremos lograr en un futuro, no está escrito. Lo escribimos día a día en nuestros restaurantes. Amando lo que hacemos.

Para minimizar el riesgo de perder el control, hay que seguir haciendo y mejorando nuestro día a día. Como dicen los americanos “keep it simple”, sin complicar lo habitual. Tenemos que permanecer cerca de los actores principales, es decir, el cliente y los empleados.

Tienes un coach en plantilla, ¿cómo llegaste a la conclusión de que era lo mejor para el negocio?

Nuestro coach comenzó ofreciéndonos actividades puntuales. Vimos su potencial y no dudamos en incluirlo en la plantilla fija. Por la naturaleza del trabajo intenso en restaurantes, los equipos de alto desempeño se benefician enormemente cuando se aumenta la confianza y la coordinación, justo esto es lo que logra nuestro coach.

¿Cuál es la relación entre el coach y los camareros de los restaurantes?

David, nuestro coach, está continuamente visitando los restaurantes y la oficina. Está con nosotros en el día a día, no es un empleado normal. Aunque muy cercano, lo sentimos como un externo, no le reporta a nadie. Esa independencia la valoramos mucho todos los empleados, nos permite confiarle nuestras emociones y él nos ayuda a canalizarlas para aumentar nuestro potencial.

El trato al cliente es uno de los puntos que siempre recalcas como fundamental para el desarrollo de la marca Goiko Grill, ¿qué criterios sigues a la hora de seleccionar gente para el equipo?

Personalidad, personalidad y personalidad. Iván comenzó de camarero en nuestro primer local y desde hace unos años es nuestro Director de Recursos Humanos. Iván y su equipo no contratan por currículum, ni por referencias.

Aquí hay de todo, el perfil que buscamos es de gente con ganas de hacer las cosas bien y pasarlo bien al mismo tiempo. Evaluamos las formas con las que escriben el correo donde nos envían el currículum, la llamada cuando les invitamos a los eventos de reclutamiento, sus actuaciones en las mini entrevistas, y el desempeño y potencial social que muestran cuando realizan las pruebas prácticas y los días de formación.

Hemos leído que quieres que la hamburguesería se haga más grande para que el personal tenga mejores beneficios, ¿dirías que este es el objetivo final del proyecto Goiko Grill?

Quienes hemos fundado Goiko Grill y quienes lo hacemos crecer en el día a día, según los cánones sociológicos, somos “millennials”. Como buenos millennials nuestros propósitos son “ser felices” e “impactar”. Eso buscamos… Queremos enorgullecernos hoy y en el futuro de lo que estamos haciendo. Queremos hacerlo distinto, queremos hacerlo bien. Éste es el objetivo final.

Hacerlo bien, es salir todos beneficiados. En Goiko nos tratamos bien y nos queremos. Buscamos ofrecer los mejores beneficios dentro de las condiciones laborales formales de todo el personal, esto ha sido así desde el principio y siempre seguirá yendo a más.

Compartir