Optimización del negocio durante la cuarentena: acciones y tareas

optimizacion negocio

La propagación del coronavirus ha provocado que las actividades económicas se reduzcan. Son muchas las empresas que se han visto obligadas a parar de forma indefinida con motivo de la activación del estado de alarma. Es importante, a pesar de todo, que no cunda el pánico. 

Parece un tópico, pero la verdad es que lo único que se puede y se debe hacer, ante situaciones que escapan de nuestra capacidad de toma de decisiones, es adaptarse con la mayor inteligencia e intentar sacar oportunidades de las complicaciones.

Por este motivo, en este artículo queremos ofrecer opciones para intentar aprovechar lo máximo este paréntesis forzado que es la crisis del coronavirus. Hay que pensar que, aunque la actividad se haya parado, todavía se pueden llevar a cabo acciones y tareas para optimizar el negocio. Vamos allá.

Planificar y ajustar la organización interna

La planificación es una de las claves de cualquier negocio que aspire a cosechar éxitos. Así pues, este puede ser un buen momento, por ejemplo, para cuadrar los festivos y los periodos vacacionales de la plantilla en el futuro. 

Sí, es cierto, la incerteza dificulta que podamos preveer todo al 100%, pero lo cierto es que planificar este tipo de aspectos es clave para la optimización, esto es, para poder recuperar la actividad con la máxima eficiencia cuando se supere esta crisis. Y este día, tarde o temprano, seamos concientes, llegará, y será importante estar bien preparado para volver a la normalidad en las mejores condiciones.

Una oportunidad para inventariar los productos

Eficiencia, eficiencia, eficiencia. ¿Quién dijo que no se podía hacer nada, si nos confinaban? En esta línea, se puede sacar provecho de estas semanas para, por ejemplo, realizar un inventario exhaustivo de los productos de que dispone la compañía. Tener controlados los excedentes, en caso de actividades productivas, puede ser interesante para intentar dar vida a esos productos que siguen en el almacén.  

optimización de tu negocio

Rumbo a la optimización: analizar pros y contras de la empresa 

A veces es necesario pararse y tomar distancia para poder reflexionar con la lucidez suficiente. A menudo las personas se quejan de que con el ritmo trepidante de la sociedad de las prisas esta reflexión no se puede llevar a cabo. Pues bien, este momento ha llegado. 

Analizar el contexto y pensar en el rumbo que se quiera tomar a partir del regreso a la normalidad. Este consejo sirve para los responsables de cualquier empresa. Seguramente, hay cosas que no funcionan, o mejor dicho, que no funcionan de la mejor forma. 

La crisis del coronavirus, pues, genera la posibilidad de realizar este análisis de la situación de la empresa, con el objetivo de intentar mejorar en el futuro. Una forma simplificada de empezar esta radiografía de la situación de la compañía es empezando a pensar en los pros y los contras actuales de la empresa en sus distintos ámbitos. Convirtamos estos días anodinos en una oportunidad para idear mejoras y proyectar un futuro más eficaz y eficiente.

Una ocasión para aumentar la comunicación interna

Las tecnologías actuales permiten estar en contacto con los cargos de responsabilidad de la empresa, a pesar de que no se puedan organizar reuniones presenciales. Estas herramientas pueden ser útiles para fomentar la comunicación interna

Hay que tener en cuenta que muchos de los problemas que surgen en las compañías son fruto de una comunicación inadecuada entre sus integrantes. Es, por lo tanto, una ocasión para dar orientaciones y para fomentar los valores y los objetivos de la empresa. Y, sobre todo, también, para ofrecer, en la medida de lo posible, una sensación de tranquilidad a todos los empleados y, por supuesto, también a los clientes. La transmisión de confianza, así como la empatía, son valores clave para poder gestionar con inteligencia las crisis. Al fin y al cabo, detrás de cualquier negocio, hay un grupo humano. Y detrás de cualquier relación económica, una relación humana. 

La adaptación al nuevo escenario provocado por el coronavirus

Entre apocalípticos e integrados, siguiendo la terminología emprada por el escritor y semiólogo Umberto Eco, en el campo de la empresa no hay que dudar. La adaptación, y por lo tanto la optimización, es imprescindible para sobrevivir. Así pues, hay que procurar adaptar los servicios o la producción de la empresa al nuevo escenario provocado por el coronavirus. El cliente es soberano y, por lo general, valora de una forma muy positiva el hecho de que un negocio le ofrezca soluciones adaptadas a su contexto diario. 

Compartir