Restaurantes virtuales: tuppers a domicilio

Nuestro ritmo de vida, tan ajetreado y estresado, a veces consigue que nos volvamos un poco más perezosos para las tareas domésticas rutinarias. Nos pasamos el día trabajando sin parar. Y, cuando llegamos a casa, sólo queremos descansar, ver la última serie que nos tiene enganchados y acostarnos temprano. O tenemos que seguir haciendo tareas en casa o cuidar de los niños, lo que no nos deja prácticamente tiempo para cocinar.

Por eso, en muchas ocasiones, se nos hace una montaña tener que pasarnos un buen rato en la cocina, preparando la comida del día siguiente. O renunciar a las tardes de los domingos para pasarlos entre fogones, elaborando los menús de toda la semana. Y al final acabamos comiendo cualquier cosa, en cualquier sitio, día tras día, renunciando a la calidad, la variedad y la nutrición de los platos. [JME1] Y, evidentemente, ni es sano ni apetecible, y mucho menos si eres una persona que disfruta degustando los mil sabores de la buena cocina.

Como respuesta a esta situación, cada día más generalizada en nuestra sociedad, han surgido los restaurantes virtuales, con la intención de favorecer la comodidad del cliente, facilitar el acceso a la cocina de calidad y acercar la comida casera a todo el mundo.

A continuación, te explicamos qué son, cómo funcionan y en qué consisten.

¿Qué son los restaurantes virtuales?

Los restaurantes virtuales son un mercado cada día más en auge. Su principal función es la de satisfacer al cliente mediante la comodidad, la calidad alimenticia y la reducción de costes.

El sistema que utilizan es muy sencillo; a través de su web o app, el cliente puede ver los diferentes menús o platos que ofrecen mensualmente. El cliente valora las opciones y escoge las que más le gusten. A las pocas horas o a los pocos días, se envían todos los tuppers a domicilio que se hayan pedido, ya que se pueden conservar en la nevera hasta 10 días. En algunas de estas startups, es obligatorio pedir un número mínimo de platos o menús. Y, en otras, un importe mínimo. Los precios oscilan entre 2 y 10 euros, aproximadamente, según el grado de elaboración, pero también existen packs y menús. Cada restaurante virtual tiene sus precios establecidos.

¿Qué comida sirven?

Este tipo de restaurantes sirven platos de todo tipo: pasta, sopas, ensaladas, pescado, carne, postres… Y comida de origen distinto: mediterráneo, japonés, italiano, chino… La gracia es que cada cual puede escoger la comida que quiera, según sus preferencias. Preparan menús bajos en calorías, ideales para quienes están a dieta. Menús aptos para todo el mundo e incluso platos sueltos especiales. Según la temporada se sirven unos platos u otros, como por ejemplo las sopas frías en verano o las sopas calientes en invierno.

Además, se especifican los ingredientes, cosa que ayuda a los intolerantes y alérgicos a la hora de escoger su pedido.

¿Qué diferencias hay con el take away?

Los take away, como su nombre indica, son pedidos de comida para llevar. Es decir, hay un lugar físico donde se puede acudir a comer.O bien donde poder coger la comida para llevar. En el caso de los restaurantes virtuales, estamos hablando de locales “fantasmas” por así decirlo. Donde el cliente no puede ir a comer, sino, únicamente, pedir que le lleven sus menús a casa de forma planeada con anterioridad.

Además, con los restaurantes virtuales, los menús están pensados y organizados por profesionales que calculan todos los nutrientes necesarios para poder llevar una dieta equilibrada, sin renunciar a la satisfacción de comer platos trabajados con mimo, completamente caseros y sabrosos. Mientras que con el take away, es el cliente quien lo selecciona, pide lo que le apetece y se lo lleva, o se lo llevan a casa.
Como cliente, estas empresas son una buena alternativa; calidad, económica y muy cómoda. Pero, para los propios restaurantes virtuales, es una opción mucho más práctica, ya que reducen costes al no tener que escoger un local en un sitio concreto y bien ubicado.

Compartir