Técnicas de sala y barra 2: Manual rápido sobre las partes, usos y tipos de cristalería

Nuestra experta Irene Cañadas hace aquí un breve y útil repaso de todo lo que debes saber sobre las copas, desde sus partes y utilidad de cada una, hasta la manera de repasarlas y transportarlas para que no acaben en el suelo. ¡No te lo pierdas!

Una de las partes primordiales de la mesa, y por consiguiente de tu trabajo, es la cristalería y, por eso, aquí vamos a ver cuáles son las partes de la copa, cómo repasarlas y cómo llevárselas al cliente. Algo esencial para tu día a día. ¿Lo vemos?

Antes de empezar, un breve inciso sobre el material de las copas, que puede ser vidrio o cristal.

Dicho esto, vamos ya con las partes. Empezamos por la base, a la que podemos llamar también pie, y que es la parte por la que se apoya la copa. Seguimos con el tallo, que da altura y elegancia y evita que alteremos la temperatura del vino con la mano. Continuamos con el cáliz. Este debe ser amplio y redondeado para permitir una correcta oxigenación del vino. Y, por último, tenemos la boca, que nos ayuda a percibir los aromas. Lógicamente, si la boca de la copa es más cerrada, permitirá una mayor concentración de aromas.

Material necesario para repasar la cristalería

Los utensilios que necesitamos para esta tarea son: vasos y copas, un recipiente con agua caliente y litos. Empezamos por repasar los vasos. Para ello, coge el lito y también el vaso por la parte superior, e introdúcelo en el recipiente de agua caliente. ¡Sin olvidar la parte externa!

Ahora pasamos a repasar las copas. Coge el lito y, con él, la copa por la parte del tallo y repasa la parte inferior. Después, introduce la parte de arriba de la copa en el agua caliente. Mucha atención a no olvidar la parte de fuera para evitar huellas. Y con esto, ¡ya estaría repasada la cristalería!

Modo correcto de transportar las copas por la sala

Es posible llevarlas en la mano o con una bandeja. Utiliza esta última cuando haya clientes en la sala. En cambio, cuando montes el comedor sin clientes, puedes llevar las copas en la mano.

Resumen

  • Comenzamos con las partes de la copa de abajo hacia arriba: Tenemos el pie, que sirve para apoyar la copa; el tallo, que evita alterar la temperatura del vino; el cáliz o campana, que debe ser amplio para permitir una correcta oxigenación del vino y, por último, la boca, que nos ayuda a percibir los aromas (depende de su abertura).
  • Materiales que necesitamos para repasar: Litos y una jarra con agua caliente. Mucha atención a la base de la copa, porque siempre acaban quedando huellas.
  • Cómo llevar las copas: Hay dos opciones, en una bandeja o con la mano. Si lo haces con una bandeja, acuérdate de poner un lito para que no se deslicen y se terminen cayendo. Con la mano, tienes que estirarla bien, poner las copas intercaladas y solaparlas con la base para evitar movimientos.

 

Esto es lo esencial que tienes que saber sobre la cristalería. ¡Nos vemos en el siguiente video!

Compartir