El uso del plancton en la cocina: gastronomía con sabor a mar

Plancton, el nuevo ingrediente culinario

¿Has oído hablar del plancton marino? Seguro que sí, porque se ha convertido en uno de los ingredientes de moda en la cocina. Pero… ¿de verdad tienes claro qué es o cuáles son sus usos y posibilidades? Aquí te vamos a contar todo sobre él, para que puedas manejarte con este curioso ingrediente de moda de la cocina actual.

Has oído hablar del plancton, seguro que sí, y tienes claro que es de color verde y que procede del mar, pero… ¿Qué más sabes de este particular producto? ¿Te haces idea de cómo usarlo, qué propiedades tiene o quién lo ha descubierto como un nuevo ingrediente para la cocina actual?

Por empezar desde el principio, lo primero que tienes que saber es que el plancton es, según lo define la RAE, un “conjunto de organismos animales y vegetales, generalmente diminutos, que flotan y son desplazados pasivamente en aguas saladas o dulces”. Hay que tener claro que lo que se ha hecho últimamente no constituye un descubrimiento del elemento en sí, puesto que, científicamente hablando, ya se conocía como importante fuente de oxígeno a la atmósfera. Lo que sí ha sido novedad y, de hecho, puede atribuírsele a Ángel León, conocido como el chef del mar y cocinero del restaurante Aponiente (tres estrellas Michelin), es su uso como ingrediente en la cocina.

Cabe destacar que todo ello es posible gracias al reglamento europeo 258/97 de Novel Food o Nuevo alimentado, encargado de regular la introducción de alimentos e ingredientes en la cadena alimentaria.

El plancton en la cocina

La manera en la que lo comercializan para la cocina es liofilizado, lo que, para que nos entendamos, es algo así como deshidratado. ¿Por qué se hace así? Pues porque de esta manera es posible conservarlo durante más tiempo. Si echas un vistazo a la página de Plancton Marino, verás que, para utilizarlo en la cocina, lo único que hay que hacer es volver a hidratarlo y, una vez que tenga la consistencia de crema, ya podrás usarlo como aderezo para todas las recetas que se te pasen por la mente.

Si te estás preguntando a qué sabe, te diremos que, básicamente, sabe a mar. Tal y como ellos mismo indican, es una manera de aportar dicho sabor a los platos, sin necesidad de que lleven pescado o marisco. Y es que, a pesar de su origen y de su sabor, es un ingrediente natural y completamente vegetal, puesto que el que se emplea en la gastronomía no son otra cosa que distintos tipos de microalgas.

Por si necesitas algún argumento más para ponerte manos a la obra con él, los expertos lo califican de muy saludable, nutritivo, con muchas vitaminas y antioxidante.

Así que… ¿tienes ya motivos suficientes para empezar a experimentar con él en tu cocina?

Compartir