Los mixers premium del mercado que todo mixólogo ha de conocer

The Crew te cuenta de primera mano sus experiencias con los mixers premium de Royal Bliss. Esta espléndida generación de mixers, combinada con la destacada experiencia de los bartenders, ofrece grandes posibilidades. Y también inspira jugosas ideas para tus creaciones en mixología.

Una perspectiva experta sobre los mejores mixers para coctelería del mercado

“Renovarse o morir”. Ya lo dice el refranero. Y si eres de los que piensa que con un refresco, un destilado y un par de florituras puedes marcarte un buen cóctel, deberías seguir leyendo. Si de algo podemos estar seguros es del auge de la mixología y de su constante innovación. Así que corres el riesgo de quedarte muy atrás. Porque las cosas cambian, compañ[email protected], y en el mundo de la coctelería, también. Uno de los motores de estos cambios es la apuesta de marcas de prestigio por la creación de nuevos productos y su apoyo al talento en este arte. Esto propicia la experimentación. Para descubrir sabores y matices novedosos, y que esto de la mixología no caiga nunca en el sota, caballo y rey. Hay que estar al día, vaya.

Una de estas flamantes novedades tiene nombre propio. Se llama Royal Bliss y es la marca de mixers premium de Coca-Cola. Si aún no estás muy puesto en ella, hoy es tu día de suerte. Aprovechando una reunión en Madrid de diez de los mejores bartenders del panorama patrio (The Crew, embajadores de marca de Royal Bliss por su experiencia y buen hacer en el sector), hemos tenido la oportunidad de preguntarles sobre sus impresiones del producto. Una serie de perspectivas prácticas sobre esta innovadora marca, para que te cuenten de primerísima mano sus experiencias trabajando con ella.

“Creo que hay una frase que define bastante bien este concepto: no quedarse en la zona de confort.”

“Experimentando con Royal Bliss he aprendido a evolucionar un poquito más dentro de los mixers. Y también dentro de los combinados de moda, como son el gin-tonic y el cubalibre. También a buscar sabores diferentes y matices diferentes”, explica Óscar Solana, uno de los miembros de la tripulación. O lo que es igual, esta marca brinda, en definitiva, “una oportunidad para no quedarse en la zona de confort”, sentencia la representante femenina del equipo, Adriana Chía.

Y es que las ocho variedades de la marca -entre las que hay soda, refrescos cítricos o  tónicas- van a convertirse, muy probablemente, en tus nuevas mejores amigas a la hora de probar combinaciones y sabores nuevos, con los que maravillarás al personal cual mago de la coctelera. Porque uno de los puntos fuertes de Royal Bliss es justamente la versatilidad para mezclarla. “Al tener una gama tan amplia de producto y matices tan diferentes, te permite jugar mucho en coctelería”, explica Miguel Pérez.

“Tenemos la suerte de que el cliente viene con una mentalidad abierta. Se deja asesorar y aconsejar.”

Alfredo Pernía hace alaba también la imagen de marca del producto. Incluso la estética y el diseño de la botella invita a la identificación y muestra el carácter de cada mixer. La clientela de hoy en día reacciona de forma muy positiva al producto. El cliente de hoy en día tiene la mente más abierta, según Adriana Chía. Se deja aconsejar, sobre todo por expertos de la talla de The Crew.

Inspira mezclas e ingredientes que ni habrías imaginado. La idea es empujarte a ir más allá, o como apunta Manu Iturregui, “A experimentar, a crear, a no quedarte siempre en lo mismo, a salir de esa rutina y hacer nuevas creaciones para sorprender al cliente”. Tanto es así, que estos genios de la coctelería ya se han puesto manos a la obra para renovar y ampliar su cosecha propia. Por lo que nos han contado, se han atrevido con novedosas combinaciones frutales, reinterpretaciones de clásicos y hasta alguna que otra versión de cóctel healthy y sin alcohol, como la sorprendente agua verde de Javier Caballero. No suena nada mal, ¿verdad? Pues si quieres inspirarte y coger más ideas para preparar los mejores cócteles, no te pierdas el vídeo con la entrevista completa.