La coctelera, la madre de todos los recipientes.

Shake, shake, shake. Con ritmo, con cariño, con flow. Si te planteas crear combinados y desarrollar tu lado creativo como Bartalent, debes conocer las tripas de la coctelera, llegar hasta el fondo del cubilete.

Mucho más que un vaso mezclador, mucho más que una maraca con hielo, mucho más que un elemento para malabaristas de barra.

Bienvenidos al agitado mundo de la coctelera.

La función del “shaker” denominación inglesa de este utensilio, es mezclar y enfriar líquidos de diferentes densidades y colores. Aunque su función básica es la preparación de cócteles, en la actualidad se utiliza en alta cocina.

Jamás de los jamases se te ocurra usarla para mezclar sólidos o gaseosos a excepción del hielo, que deja de ser sólido para convertirse en líquido y por eso confirma la regla.

Existen distintos tipos de cocteleras que varían en función del diseño, la cantidad de piezas que la conformen o el material del que estén realizadas.
Para su fabricación es común el acero inoxidable, el vidrio, la plata o los policarbonatos. Las más comunes no tienen más de 3 piezas: vaso tapa y tapón.
Se recomienda el uso de este tipo de cocteleras porque facilita las limpieza sin necesidad de utilizar jabones o detergentes para evitar la transferencia de sabores. El hielo los trasmite al chocar con las paredes del vaso.

Tipos de cocteleras:

Coctelera europea: 100% de metal o 50% vidrio, suele contar con medio litro y un orificio de acceso por la parte superior por el que introducir las bebidas (destilados, licores, zumos, etc.) y cuenta con una boca en pico para servir las copas. Es de tres piezas: cubilete, tapa con colador y tapón, y es utilizada para uso doméstico.

Coctelera Boston o Americana: Boston Shaker. Es una coctelera formada por dos vasos de dimensiones similar que se ajustan uno sobre otro. Suelen ser de metal o vidrio o uno de cada material. Es una coctelera sencilla que requiere de un colador o gusanillo para servir el cóctel en la copa. Se ha popularizado porque el vaso de cristal se puede utilizar como vaso mezclador, y el vaso de acero puede ser muy útil para maniobras de flair.

Coctelera eléctrica: Tira de energía eléctrica para mezclar y enfriar líquidos. La ventaja es que el “agitado” no es mecánico, tan sólo se necesita pulsar un botón y esperar. Obviamente es mucho menos romántico.

Existen dos tipos de cocteleras eléctricas:

  • Eléctrica ciclónica: la mezcla la inician las cuchillas que tiene el interior del vaso.
  • Eléctrica estándar: el movimiento lo provoca la base de la máquina sobre una coctelera convencional que simula los movimientos naturales de shaking.

Cómo mantener impoluta la coctelera:

Lávala y sécala cada vez que la utilices asegurándote de que eliminas cualquier residuo u olor que pueda quedarse adherido, también el cloro del agua con que la laves.

Como hemos dicho antes, evita usar detergentes o jabones agresivos que puedan alterar la composición o el sabor. Utiliza agua caliente para aclararla. Para mantener el brillo utiliza alcohol blanco y un trapo que no deje pelusas.

5 Tips para utilizar la coctelera y no liarla

1.- Acostúmbrate a introducir los elementos en el orden indicado: primero el hielo, luego huevos o leche si los hubiese, a continuación los zumos y por último los destilados. Comenzando por las de menos contenido alcohólico y terminado por las más potentes al final.
2.- No introduzcas nunca bebidas gaseosas en la coctelera, ni en el vaso mezclador, sírvelas siempre sobre la copa.
3.- El hielo picado se sirve siempre sobre las copas antes de servir la bebida para que no se deshaga.
4.- Si utilizas una coctelera convencional sujétala con las dos manos, y agítala con energía sin exceder la altura del hombro.
5.- El hielo que utilices para hacer un cóctel no se te ocurra reutilizarlo para una segunda mezcla. El hielo se cambia siempre.

Repasa los tipos de hielo que se utilizan en coctelería y estarás a un paso menos de convertirte en Bartalent.