De camarero a cocinero: conoce la tendencia Show Cooking

Camarero Cocinero

Lo llevamos avisando bastante tiempo, un Bartalent tiene que dominar la elaboración en sala a la vista del cliente.

No sólo porque es dar un paso más en tu cualificación profesional, también se llama “money”, “diferenciación”, “creatividad” y “salir de la zona de confort”.
Lo denominan Show Cooking, o cocina en vivo. No es en absoluto una novedad pero sí es una tendencia que se extienda a otros miembros del equipo que no sean cocineros o ayudantes de cocina.
El Show Cooking aporta valor al establecimiento por distintas razones: conviertes por un momento el servicio en espectáculo, y demuestras al mundo que además de un gran barman eres un excelente gastrónomo. El conocimiento de las nuevas tecnologías, formas de decoración y emplatado es clave para ser efectivo y efectista delante de un cliente. La fusión, la deconstrucción, los trampantojos, las esferificaciones, los flambeados o los ahumados son sólo el principio del show.

Es capital tener en cuenta que el éxito de la cocina en vivo se fundamenta en el producto. La selección de alimentos frescos y de temporada es clave para que el comensal disfrute del sabor de una elaboración recién hecha y lista para comer.

Otros puntos relevantes que debes plantearte si apuestas por adentrarte en el mundo de la cocina en vivo son aspectos como la higiene, la indumentaria o la coordinación. En el momento en el que te pones delante de un cliente a manipular alimentos para crear un espectáculo culinario te conviertes en el centro de atención de las miradas de tus comensales y de los de al lado. Cualquier descuido, mancha o imprecisión en lugar de sumar comenzarán a restar.

En el Basque Culinary Center, nos comentan que hacer cosas ante el cliente tales como pan en el momento, una mantequilla batida, un risotto de queso manchego, una ensalada en coctelera, un bocarte a la llama, una sardina en aceite de oliva o una vieira enladrillada, propuestas todas ellas recopiladas de distintos establecimientos de renombre, multiplican la versatilidad y potencial de los camareros.

Los establecimientos con grandes salas o barras un poquito elaboradas comienzan a advertir en las ofertas de trabajo, que la capacidad de improvisación en preparaciones a la vista es una cualidad que ha dejado de ser excepcional para convertirse en un básico.

Desde Bartalent Lab os recomendamos que experimentéis con conservas, ensaladas, encurtidos y nuevas técnicas de preparación –siempre respetando la tradición- para estar a la altura de las circunstancias.

Compartir