garnish en coctelería

Garnish: una guía con las mejores decoraciones para cócteles

Los pequeños detalles marcan la diferencia, y en la presentación de cócteles mucho más. Y es que el arte de la mixología requiere maestría en la combinación perfecta de sus ingredientes. Pero si además se le suman pequeños detalles que potencien sabor, aroma y estética, el resultado es una auténtica obra de arte.

Hoy nos centraremos en un capítulo clave para concluir la preparación del cóctel: el garnish. Su elección puede marcar la diferencia de tu cóctel, así que ¡toma nota!

¿Qué entendemos por garnish ​​en el mundo de la mixología?

En coctelería, cuando hablamos de garnish nos referimos al acompañamiento decorativo que incluimos en un cóctel. El término es inglés y se traduce como “adorno”. A pesar de que supone una parte importante de la presentación y estética del combinado, no es solo un mero adorno. Resalta los colores, aromas y sabores de cada preparación, dotando a cada cóctel de un carácter y estilo particular y único.

Normalmente se colocan en la superficie del cóctel. Algunas veces apenas están en contacto con el líquido, y otras sumergidos en él. En cualquier caso, suelen ser parte de la receta del cóctel, de modo que no hay que subestimarlos.

¿Te imaginas un Martini sin su aceituna? ¿O un Shirley Temple sin su cereza? A veces los garnish hacen a los cócteles especialmente reconocibles estéticamente.

El garnish en coctelería debe ser comestible y es importante que tenga una lógica una correcta preparación y una colocación adecuada. Al elegirlo y colocarlo, sigue estas normas básicas:

  • Que no obstaculice beber del vaso o copa de cóctel.
  • Que adorne la copa, pero no le robe protagonismo.
  • Realce los sabores y estética del cóctel.

garnish en mixología

¿Qué tipos de garnish podemos usar?

La variedad de tipos de garnish se extiende según lo hace el arte de la mixología. A continuación, vamos a explicarte cuáles son las más utilizados:

Frutas cítricas

Uno de los garnish más comunes son los twists de lima, limón, pomelo, naranja… Las pieles de frutas cítricas tienen una consistencia perfecta para los introducirlas en los cócteles como decoración y potenciador del sabor.

Estas frutas son fáciles de encontrar, pero la maestría para conseguir twists elegantes necesita de la práctica del bartender.

Estas piezas de piel cítrica desprenden un agradable aroma y suelen expresar parte de la composición del cóctel. Es decir, lo más lógico es que nos encontremos sabores o notas cítricas en el mismo.

Aceitunas y cebolletas

Las aceitunas y cebolletas suelen acompañar cócteles o combinados de sabores menos dulces. Son un garnish clásico con martinis y cócteles sin burbujas. Se dice que Ernest Hemingway bebía sus martinis con cebolletas congeladas para mantener la bebida especialmente fría.

Jengibre

El jengibre proporciona un toque intenso y picante a los combinados, por lo que su elección es menos común y más arriesgada con según qué ingredientes. Por ejemplo, acertada rones picantes y combinados de notas especiadas. Sin embargo, para cócteles de carácter más frutal, puede tener un contraste muy abrupto.

Hojas de hierbas aromáticas

Menta, hierbabuena, romero… La decoración de un cóctel con algunas hojas de menta fresca, por ejemplo, le otorgará al cóctel un toque refrescante y un aroma inconfundible.

No es el único momento en el que las hierbas aromáticas forman parte de la coctelería. Se utilizan también en el muddling de cócteles como el mojito.

Flores

coctel con garnish

Sí, las flores también se pueden usar como garnish en nuestra coctelería. Pero ¡espera! Para poder utilizarlas hay que asegurarse de que son comestibles y de que no han sido tratadas con ningún pesticida.

Las flores son frágiles, por lo que hay que tratarlas con cuidado y mimo al manipularlas. Para su perfecta colocación lo mejor es usar unas pinzas. Y recordar que, para su conservación, no deben ser guardadas a temperaturas muy frías.

Las flores más usadas en coctelería son:

  • Pensamiento
  • Violetas
  • Begoñas
  • Caléndula
  • Clavel

La elección del garnish puede suponer un reto, pero también abre la puerta a la experimentación según avanzan las tendencias en mixología. Cada vez hay más ingredientes que adoptan el papel de garnish en la coctelería. Y cada vez hay más trabajo en las presentaciones. Así que son una herramienta más para explorar nuevos combinados.