Cómo hacer publicidad off line para tu restaurante

publicidad offline para tu restaurante

La publicidad offline sigue teniendo gran repercusión en los clientes potenciales

Es innegable que internet y el mundo digital han supuesto todo un avance para la publicidad. Las redes sociales y las diferentes plataformas online, han conseguido que los restaurantes lleguen a un público mucho más amplio, pero también más específico. Pero, ¿es eso suficiente? La publicidad tradicional también funcionó anteriormente para la hostelería. ¿Hay que olvidarse de llevar a cabo acciones de publicidad offline?

En este artículo vamos a explicarte en qué consiste y qué métodos puedes utilizar para promocionarte más allá del online. Y así podrás valorar tú mismo qué es lo mejor para tu negocio de hostelería.

¿Qué ventajas tiene la publicidad offline para hostelería?

La publicidad offline es aquella que se lleva a cabo de forma tradicional. Se entiende como publicidad online canales de difusión como la televisión, el cine, la prensa, la radio… Pasando también por las marquesinas, el buzoneo o la repartición de panfletos y flyers. Es decir, toda aquella publicidad que recibimos por medios que no sean digitales. Y se utiliza con los mismos objetivos que cualquier medio publicitario: promociones, novedades, notoriedad, etc.

Es cierto que su coste es normalmente más elevado que el de la publicidad online y que no permite hacer actualizaciones de forma inmediata o definir un perfil de usuario. Pero este tipo de publicidad se utiliza mucho para llegar a un cliente de proximidad. Es decir, a los vecinos o la gente de la zona. Este tipo de consumidor es generalmente más fácil de fidelizar. Está más cerca de nuestro establecimiento y, por lo tanto, tiene más facilidades de poder venir con frecuencia. La zona también nos puede dar un conocimiento sobre el perfil de nuestro cliente.

Además, no hay que olvidar que a los clientes de la zona nos pueden ver físicamente. Contamos en este caso con la ventaja de la realidad. La calle, las vallas publicitarias… Hay muchos medios aprovechables por el sector para llegar a los consumidores. Por lo tanto, no deberían caer en desuso las estrategias de publicidad offline.

publicidad off line marquesina

Tipos de publicidad offline para hostelería

Como hemos dicho, existen muchos canales para poder llevar a cabo la publicidad offline. Los flyers, por ejemplo, pueden resultar de gran ayuda para promocionar una acción que vayamos a llevar a cabo. O, las vallas publicitarias, que dan a conocer nuestra ubicación concreta o los datos que queramos que aparezcan. También son de gran utilidad los carteles, photocalls…

En el sector de la gastronomía son muchas, y muy diversas, las estrategias que se pueden realizar. Y, además, aportan resultados realmente beneficiosos. Las más conocidas, entre muchas otras, son:

Anuncios en televisión y radio

Aunque es más difícil medir el grado de beneficios que aportan, la televisión y la radio son canales que todos consumimos. Sin embargo, la población a la que llegan es muy extensa y repartida por muchos territorios. Por eso es más común ver anuncios de cadenas de restaurantes en televisión y radio, ya que cuentan con establecimientos por toda la geografía. No obstante, hay canales y radios locales donde esta publicidad podría ser de provecho para restaurantes concretos.

Street marketing

El reparto de flyers (u octavillas), por ejemplo, sigue siendo común para locales nocturnos, buffets, menús del día de restaurantes específicos… Sin embargo, ¡atención! Porque este tipo de publicidad está multada por algunos ayuntamientos. De modo que, si estás pensando en utilizar el reparto de flyers en la calle, ponte en contacto con tu ayuntamiento para asegurarte de las posibles limitaciones que imponga.

Patrocinios y apadrinamientos

Patrocinar un evento, sobre todo si se trata de obras sociales, repercute en una gran visibilidad para el negocio. Además, facilita que el cliente sienta, de manera inmediata, una sensación positiva hacia el establecimiento. Existen patrocinios de muchos tipos o con distintos niveles de inversión. Pueden dedicarse desde eventos solidarios como mencionábamos, a equipos de fútbol locales muy modestos.

Regalos promocionales

¿A quién no le gusta un pequeño detalle? Llaveros, juegos, monederos, abridores, imanes… Los clientes lo agradecen, lo valoran y lo recuerdan. Además, al ser normalmente objetos pequeños y útiles, llevarán consigo algo que les recuerde a nuestro local y lo verán otros clientes potenciales.

Llevar a cabo acciones de publicidad offline no impide, ni entorpece, que también se hagan otras a través de los canales online. En realidad, lo ideal sería poder desarrollar ambas. Así, podremos aprovechar lo que más nos convenga de cada una de ellas y conseguir los máximos beneficios. ¡En la combinación está el éxito!

 

Compartir