TPV para hostelería: 8 claves para elegir el idóneo para tu negocio

TPV para Hostelería

Los softwares TPV para hostelería son la solución perfecta para agrupar muchos aspectos fundamentales de nuestro restaurante en la era tecnológica. ¿Quieres saber más sobre esta herramienta? Te explicamos más sobre ella y sus posibilidades a continuación.

 

Para llevar un local correctamente, son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta: la calidad de los servicios, la atención al cliente, el control del personal, las redes sociales, el marketing, la publicidad, la gestión de la sala… Gestionar un restaurante es mucho más complicado de lo que en un principio puede parecer, y por eso es necesario utilizar todos los recursos que estén a nuestro alcance para facilitar la tarea. Por suerte, vivimos en la era tecnológica, donde la informática nos ayuda a gestionarlo todo y nos facilita el trabajo.

¿Qué es un TPV?

El TPV es la principal herramienta de gestión de un restaurante que existe en la actualidad. Cuando se tenga un TPV, hay que instalar un buen software que cubra las necesidades del gerente y que le permita mantener el control de la sala en cualquier momento. Además, debe ofrecer la posibilidad de analizar los datos más esenciales, ser sencillo e intuitivo de usar y que ofrezca estadísticas de las tendencias de consumo.

¿Con qué debe contar el TPV idóneo para nuestro negocio?

Si estás buscando un TPV para tu negocio de hostelería o ya tienes uno, pero no tienes claro si es el adecuado para ti, a continuación, te damos 8 consejos clave que tener en cuenta:

  1. Gestión de caja

En todo restaurante o bar se suele tener un flujo de dinero en efectivo muy elevado, lo que provoca que pueda haber posibles hurtos o un descuadre al final del día por malos cambios. Por eso, es necesario que el TPV para hostelería ofrezca mecanismos de control de caja. Además, debe aceptar pagos de múltiples canales, no sólo en efectivo; móvil, virtual, tarjeta, táctil…Es recomendable adquirir un sistema compatible con EMV, es decir, con tarjetas de crédito de EuroPay, Mastercard y Visa.

  1. La personalización

Poder personalizar tu TPV es un requisito básico. Debe poder permitir todo tipo de modificaciones; quitar o añadir platos, bebidas, precios, menús, ofertas, promociones… Según lo que quieras priorizar y añadir.

  1. Informes

Para poder mejorar cada día más, debemos tener sistemas de análisis que nos revelen los datos que más nos interesan. Por ello, un TPV de hostelería debe poder ofrecer informes generales sobre las ventas por día, por producto, por camarero…

  1. Inventarios

Un problema muy recurrente es la mala gestión del inventario, lo que provoca fugas de dinero y gastos innecesarios o duplicados. Por ello, nuestro TPV debe poder llevar un control exhaustivo de todo el inventario: materias primas, bebidas… Todo ha de constar de manera electrónica para su mejor monitorización.

  1. Comunicación

Una buena comunicación en el equipo es clave para que todo funcione correctamente. Por ello, el TPV también debe poder ofrecer un sistema de mensajería instantánea, enviando las comandas que apuntan los camareros directamente a cocina, por ejemplo.

Software para Gestión de Restaurante

  1. Separación las cuentas

Es probable que a este punto no se le dé mucha importancia, aunque, definitivamente, sí la tiene. En algunas ocasiones nos encontramos con que a nuestro restaurante acuden grupos de clientes grandes que, a la hora de pagar, piden hacerlo por separado. Para evitar confusiones y malentendidos, es importante que tu TPV recoja esta opción.

  1. Soporte técnico

Normalmente todo software necesita el apoyo de servicio técnico si surgen problemas o dudas. La hostelería tiene unos horarios muy amplios, así que asegúrate de que el soporte técnico esté disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana.

  1. La nube

Otro aspecto muy importante es la necesidad de poder administrar tu restaurante en cualquier momento y desde cualquier lugar. Por ello, es imprescindible que el TPV de tu restaurante facilite la opción de trabajar desde la nube, siendo esta accesible desde cualquier conexión a internet.

 

Tu TPV y su software dependerán de cuáles son tus necesidades específicas y el presupuesto que puedas destinar a ello. Sea cual sea el que finalmente decidas utilizar, es crucial que sea muy intuitivo en todos los procesos que realices para su mejor aprendizaje. También debe de tener la posibilidad de poder trabajar online y offline, para que si se producen cortes de internet puedas seguir trabajando.

Independientemente del que uses, un TPV específico para hostelería te facilitará la gestión de tu negocio.

 

Compartir