Cómo el consumidor se ha vuelto más sensible a la sostenibilidad durante la crisis del Covid-19

consumidor sostenible

La pandemia mundial del Covid-19 ha modificado los hábitos de los consumidores. Algunos de estos cambios no son circunstanciales, sino que han llegado para quedarse. El virus ha reforzado una serie de tendencias de consumo, como por ejemplo el incremento de las compras digitales, así como una mayor conciencia medioambiental del consumidor.

Una de las principales características de los consumidores del futuro será, precisamente, su prioridad por el ecologismo y la sostenibilidad. La emergencia climática, así como la pandemia, han potenciado estos valores que desde nuestros negocios tenemos que contemplar y potenciar.

¿Cómo es el consumidor sostenible?

Un informe del Instituto de Investigación de Capgemini muestra cómo la sostenibilidad es cada vez más importante para los consumidores. Hasta un 79% de los encuestados en esta investigación reconocieron que están cambiando sus compras basándose en valores sociales y medioambientales.

El consumidor sostenible es aquel que, en sus compras y en los servicios que contrata, tiene en cuenta el impacto social y medioambiental de su consumo. Su objetivo, por lo tanto, es consumir de una forma que no perjudique a la sociedad y al planeta.

Hay que destacar que en especial se trata de un perfil que es muy común entre las generaciones más jóvenes. De hecho, según el informe del Instituto de Investigación de Capgemini, la mayoría de los consumidores de entre 18 y 24 años prefieren consumir marcas que tengan un compromiso con la sostenibilidad.

¿Por qué la sostenibilidad ha ganado popularidad durante el confinamiento?

La pandemia del Covid-19 ha suscitado muchos debates en torno al ritmo de vida y de consumo, y los efectos medioambientales que tienen. Los expertos apuntan a las consecuencias que este virus provocará en cuestiones como la movilidad de las personas o el consumo de productos o servicios.

Es en este último punto en el que nos queremos detener. ¿Por qué el consumidor ha cambiado y será más sostenible? En primer lugar, porque el confinamiento propició un consumo mucho más local, por razones obvias. Las restricciones en el desplazamiento nacional e internacional provocaron que la gente se habituara más a consumir productos y servicios de proximidad. E incluso ahora, con el Estado de Alarma superado, la situación internacional sigue siendo inestable en cuanto a las restricciones, por lo que la reactivación del consumo (turístico, alimenticio…) en nuestro país también está influida por la proximidad.

Rafael Ausejo, CEO de Ruralka señalaba en la entrevista que le hicimos en #JUNTOSCONLAHOSTELERIA el hecho de que esta menor movilidad puede ser también aprovechable por los negocios de hostelería y turismo durante este verano. Es una oportunidad para establecer sinergias con negocios y productores locales.

Empresas sostenibles, para un mundo sostenible

El nuevo perfil de consumidor, después de la llegada del Covid-19, prioriza y priorizará en el futuro la sostenibilidad como un factor que condiciona sus compras. Demostrar unos valores sostenibles será, pues, beneficioso, para atraer a un consumidor cada vez más concienciado y más interesado por nuestra manera de producir y gestionar.

Durante el Estado de Alarma, tuvimos el placer de entrevistar en #JUNTOSCONLAHOSTELERIA a Víctor Viñuales, Director Ejecutivo de ECODES.  En su entrevista, Víctor señalaba que la hostelería no solo se adapta a las demandas de la clientela, sino que además influye como industria en el comportamiento y consumo de los hogares. Por lo tanto, juega un gran papel en la transición a una sociedad más sostenible.

Trabajemos, pues, para ser más sostenibles, y para contribuir al cambio ecológico que el planeta y las futuras generaciones necesitan.

Compartir