¿Qué vajilla elegir para mi negocio?

Cuando tienes un restaurante, debes pensar bien hasta el más pequeño detalle. El conjunto de todos ellos le dará personalidad, fuerza y vida a tu local, por eso debes dedicar el tiempo necesario a cada aspecto.

Escoger una vajilla para tu restaurante es una de las elecciones fundamentales que deberás llevar a cabo. Para ello, tendrás que calibrar bien las diferentes opciones y decidirte por las que mejor se adapten a tu local. Para escoger la mejor vajilla para tu restaurante debes tener en cuenta muchos factores. Cómo es tu negocio, qué tipo de comida sirves, la resistencia térmica de la vajilla, su practicidad, los materiales de los que está hecha… Para facilitarte la decisión, vamos a darte unos consejos que te serán de mucha utilidad así que, ¡sigue leyendo!

1. Presupuesto

El primer paso que debes seguir cuando estés escogiendo la vajilla para tu restaurante es marcarte un presupuesto. Lógicamente, existen infinidad de tipos de vajillas entre las que podrás elegir. Así que fijar un presupuesto te facilitará la tarea de concretar más entre los diferentes tipos de vajillas. Además, según la cantidad de dinero que puedas o quieras gastar, podrás optar a más o menos calidad, así como a uno materiales u otros.

2. Tu restaurante

El tipo de local que tengas también deberá ayudarte a decidir entre un tipo de vajilla u otro. Cómo es tu sala, el tipo de comida que sirves, cómo son tus clientes… La vajilla será un aspecto indispensable para darle ese punto definitivo a tu estilo, a tu imagen. Si tienes un restaurante, por ejemplo, gourmet, la originalidad y creatividad de tu vajilla aportará valor a tus platos. Así que es un gran complemento a tener en cuenta y deberás encontrar una vajilla que esté a la altura de los productos que vas a poner en ella. Si, por el contrario, tu restaurante es menos sofisticado, pero tienes un gran volumen de comensales diariamente, deberás optar por una vajilla mucho más práctica, que sea de buena calidad y tenga una gran resistencia a los incesantes lavados o posibles golpes.

 

3. Materiales

El siguiente paso a seguir es la elección del material. Este punto es importantísimo, ya que de él derivan el resto de decisiones de un modo mucho más fluido. Los materiales más utilizados son:

  • La porcelana. Es el material preferido para muchos restaurantes. Sin lugar a dudas, es el más tradicional y cuenta con una gran popularidad. Dependiendo de su calidad y del precio, será más o menos resistente o más o menos moderna, pero en conjunto seguirá siendo una buena opción. La porcelana es el material escogido por excelencia en las vajillas de la hostelería. Pero no se puede negar el hecho de que, en los últimos tiempos, han ido surgiendo muchos otros materiales que resultan ser una muy buena alternativa.
  • La pizarra. No es un material que lleve muchos años en auge pero, lo cierto, es que cada vez son más los restaurantes que apuestan por este tipo de vajilla para servir algunos de sus platos. Es una muy buena opción para mantener la temperatura, tanto en frío como en calor del alimento. Ya sea carne, pescado o postres y, además, aporta un bonito aspecto.
  • Loza. Este material es bastante común, pero no así uno de los más recomendados. Forma parte de los materiales de cerámica y, por lo tanto, suele resultar bastante frágil. Si pasa muchas veces por el lavavajillas acaba perdiendo su brillo y no tiene resistencia a las temperaturas de los hornos, por ejemplo.
  • El cristal. Ya hay una variedad de vajillas para hostelería realizadas en vidrio o cristal. Aunque parezca mentira, resultan muy resistentes y además pueden llegar a adquirirse con diseños muy creativos e innovadores. Además, son vajillas muy higiénicas, ya que se someten a los lavados de un modo más intenso. Aunque inicialmente puedan resultar un poco más costosas que el resto de vajillas hechas con diferentes materiales, a la larga resultan ser una muy buena adquisición, ya que tienen un tiempo de vida bastante longevo.

Con todos estos consejos no lo dudes más, ¡decídete por aquella vajilla que mejor se adapte a tu restaurante!

 

Compartir