Registro de clientes en locales de hostelería: procedimiento y actuación

registro de clientes

Los rebrotes de coronavirus en distintas partes de España, y especialmente, entre la gente más joven, han provocado que se activen las alarmas. De hecho, algunas comunidades autónomas han intensificado ya las acciones preventivas. Y el uso de mascarilla en espacios públicos, inclusive si se puede guardar la distancia de seguridad, se ha hecho medida obligatoria en casi todo el país.

El ámbito de la hostelería, desde luego, no se queda atrás en la implantación de medidas que contribuyan a minimizar el riesgo de propagación y que generen confianza entre la población. El registro de clientes en locales de ocio nocturno ha sido una de las más polémicas y confusas. Se facilita el control de posibles brotes de la pandemia; pero ¿cómo se puede realizar este registro? ¿No es demasiado trabajo para los empleados? En este artículo te ofrecemos información básica y consejos para implementar el registro de clientes de una forma cómoda y efectiva en tu local.

Facilitar el rastreo, objetivo primordial del registro de clientes en la hostelería

Imagínate que en tu local de hostelería se produce, por desgracia, un brote de coronavirus. Mediante el registro de clientes se puede localizar a todas aquellas personas que estaban en tu establecimiento. De este modo, el círculo de contactos de posibles contagios se estrecha; y las autoridades sanitarias pueden rastrearlo y controlarlo.

La detección temprana de los casos y el aislamiento de los afectados son claves. Ahora que estamos superando el confinamiento y sus secuelas, estas prevenciones son cruciales para seguir frenando al virus.

¿Es obligatorio el registro de clientes en la hostelería?

Una de las primeras preguntas que surgen en la hostelería es: ¿a qué locales atañe esta medida? Cuando se levantó el Estado de Alarma en el país, la normativa de prevención de este tipo pasó a ser competencia de las comunidades autónomas.

Últimamente, los locales de ocio nocturno en la nueva normalidad son los que más atención han recibido. De momento, esta medida solo se aplica en discotecas, pubs y salones de banquetes de algunas comunidades, como por ejemplo Madrid. Por eso, como hemos hecho otras veces, te recomendamos estar al día con los boletines oficiales de tu comunidad en lo que concierne a hostelería. Porque cada uno suele recoger unas medidas distintas según el territorio.

registro clientes hosteleria

El DNI y el teléfono de contacto: los datos principales

Puede parecer algo engorroso tener que tomar nota de cada cliente que entra. No obstante, se trata de una medida que puede también despertar confianza entre la clientela; que sentirá que se trabaja por su salud y su bienestar. La seguridad se ha consolidado, en los últimos meses, como una prioridad de la mayoría de clientes de la hostelería; y de la mayoría de la población en su vida social.

Los datos fundamentales a recoger son el DNI y un teléfono de contacto; además de apuntar fecha y hora de la llegada de cada cliente. Se pueden pedir de forma manual, pero la tecnología también está preparada para esta tarea. Por ejemplo, a través de códigos QR y mediante la conexión wi-fi del establecimiento. Al conectarse, sus datos quedarán registrados con el día y la hora precisa de su llegada al establecimiento.

Dependiendo del número de clientes que el local vaya a recibir, es más útil el registro manual o digital. Si se trata de un establecimiento pequeño y con poca clientela, no llevará mucho tiempo tomar los datos al empleado encargado de la tarea. Pero si se espera una gran afluencia de clientes, quizás una solución digital sea más conveniente para ahorrar tiempo.

La importancia de comunicar debidamente el registro a los clientes

En cualquier relación humana, la comunicación es esencial. Por consiguiente, es muy importante comunicar debidamente la existencia de este registro en el local y justificarlo (al ser una medida muy reciente, es común dar con personas reacias a compartir sus datos).

En ningún caso se trata de invadir la privacidad de los clientes. Hay que recordarles que es una fórmula para intensificar las prevenciones y proteger la salud pública. Estos datos se utilizarán únicamente si la situación sanitaria lo requiere.

Y hay que tener en cuenta una máxima fundamental: siempre hará falta el consentimiento del cliente. A su entrada en el local, los empleados han de dirigirse a los clientes para proceder al registro, pero siempre son los clientes quienes tienen que consentir que se apunten sus datos. En aquellas comunidades en las que este registro sea legalmente obligatorio, las personas que no faciliten sus datos personales no podrán entrar en el establecimiento.

A parte de la información directa y oral que pueda ofrecer un empleado del negocio, también se pueden fijar carteles informativos que, de forma muy resumida, expliquen la medida.

Si la pandemia se controla, la actividad económica en la hostelería se mantiene

Este tipo de medidas, como el registro de clientes, son un apoyo para que la pandemia del coronavirus se controle. Al menos hasta que se encuentre la vacuna o tratamiento que sirva para terminar con su afectación. Mientras nos toca convivir con el virus, por lo tanto, hay que aceptar la necesidad de tomar medidas como este registro. Puede parecer invasivo, pero si nos mantenemos en alerta estaremos ayudando a evitar un segundo confinamiento masivo de la población. La prevención es, en resumen, positiva para que la actividad económica aguante el golpe.

Compartir