Qué son los mercaurantes y por qué triunfan en la actualidad

mercaurantes

Hacer la compra y comer. Dos actividades cotidianas que siempre han estado unidas por la alimentación, ahora también comparten espacio y tiempo. Estamos hablado de un nuevo tipo de establecimiento al que solemos llamar mercaurantes.

El ajetreado ritmo de vida que llevamos impide que en muchas ocasiones podamos prepararnos una comida saludable diariamente. Por otra parte, comer en un restaurante varias veces por semana, incluso con menú del día, supone un gasto elevado que no todo el mundo puede sufragar.

La comida rápida ha ido ganando terreno en este sentido en las últimas décadas. Pero la mentalidad va cambiando y la sociedad se vuelve cada vez menos permisiva con la comida muy calórica. El afán por mantener una dieta saludable, ha dado paso al desarrollo de otro tipo de fenómenos en hostelería. Es el caso de los mercaurantes, que están empezando a adquirir mucha fuerza como establecimientos recurrentes para el día a día.

Si no sabes lo que son o a qué deben su éxito, ¡aquí te lo contamos todo!

¿Qué son los “mercaurantes”?

En los últimos años, el sector de la hostelería ha acuñado un nuevo término: mercaurantes. Obviamente, aúna la mezcla entre los términos “mercados” y “restaurantes”. Y se trata de un nuevo modelo de establecimiento, o más bien de una fusión de dos establecimientos diferentes. Los mercaurantes son supermercados donde se pueden comprar platos preparados y sentarte a comerlos en un espacio habilitado para ello.

En esa última parte es donde se encuentra la novedad. Platos preparados se han vendido casi siempre en los mercados, ¿verdad? Pues ahora, además, no hay que esperar a casa para consumirlos: los clientes pueden sentarse a las mesas y degustarlos allí mismo. Es así de sencillo. Los mercados ya no solo se dedican a vender las materias primas, sino que son también el lugar donde consumirlas.

mercaurantes nuevo modelo de negocio

¿Por qué son tan populares?

La popularidad que están ganando los mercaurantes se debe sobre todo a tres factores fundamentales.

Comodidad y rapidez:

Un cliente/consumidor puede aprovechar el desplazamiento para hacer la compra y comer en el mismo sitio. Además, puede disfrutar de su plato de comida inmediatamente. Como mucho, tendrá que calentarlo, para lo que también podrá disponer de microondas. Es decir, los clientes no ojean una carta de restaurante y esperan a ser atendidos, sino que eligen y se llevan su propio menú.

Precios económicos:

Esta opción es más asequible que la de comer fuera. Un cliente pagará el precio de los alimentos que consuma. No estará pagando servicio ni una gran elaboración, por lo que los precios serán más económicos.

Opciones sanas:

Como decíamos antes, lo que buscan los clientes de los mercaurantes es ahorrarles la acción de cocinar. Es decir, platos para el día a día lo más saludables posible. Las opciones normalmente son sencillas y nutritivas, pero no demasiado calóricas.

¿Competencia para los restaurantes o moda pasajera?

Según los últimos datos proporcionados por Aecoc (asociación de fabricantes y distribuidores), los mercaurantes han llegado para quedarse. Es decir, no son una moda pasajera. 6 de cada 10 españoles han comprado en el último año platos listos para consumir. La mayoría de ellos, en supermercados e hipermercados. Kantar España, por su parte, prevé, según sus estudios estadísticos, que en los próximos 5 años este modelo de negocio crezca en un 400%.

Por tanto, se están convirtiendo en un auténtico foco de competencia, debido a los precios y facilidades que ofrecen. Además, hay que tener en cuenta el elevado número de establecimientos de los que disponen y sus horarios, algunos de hasta 24 horas. No obstante, este tipo de establecimientos cubren unas necesidades y circunstancias muy específicas. Comer o cenar fuera como evento social o disfrutar de gastronomía especial sigue siendo patrimonio de los restaurantes tradicionales. Cuando una persona acude a un mercaurante, sabe que parte es un establecimiento de autoservicio. Así que le resolverá la necesidad de comer, pero no será una actividad que englobe normalmente ocio y alta gastronomía.

Es decir, los mercaurantes suponen una competencia para establecimientos de hostelería tradicionales. Sin embargo, no cubren las mismas necesidades. Y, por otra parte, su popularidad puede repercutir positivamente en el sector, dado que los supermercados también se pueden aliar en forma de partnership con restaurantes y otros negocios.

Competencia o no, los mercaurantes son una realidad hoy en día. Y un ejemplo más de la evolución de la hostelería según las circunstancias del público.

Compartir