¿Conoces los tipos de licencias para abrir un negocio de hostelería?

Antes de poner en marcha la apertura de un nuevo negocio, hay una serie de datos a conocer que garantizarán la solidez y duración del mismo. Es el caso de, por ejemplo, los tipos de licencias en hostelería. ¿Cuentas con la información necesaria al respecto?

El primer paso para la apertura de ya sea un restaurante, bar, cafetería o similar, es conocer los tipos de licencias en hostelería. Sólo así sabremos si nuestro futuro local cuenta con lo necesario para una correcta puesta en marcha del mismo.

Diferencias entre bares, restaurantes y cafeterías

Antes de montar un bar, hay que saber bien las características que tiene. Los bares cuentan con una cocina reducida, aunque a veces ni tienen ya que la barra cuenta con los materiales indispensables para su funcionamiento (como plancha y microondas, principalmente). Esto es así porque no se sirven platos muy elaborados, más bien son bocadillos, tapas, cafés, bebidas y menús sencillos.

A diferencia de los bares, los restaurantes sí realizan comidas y cenas con menús y tapas en mesa y servicio de carta. Las cafeterías, por su parte, se centran en servir tapas frías, helados, algo de bollería y repostería y, sobre todo, bebidas tanto frías como calientes.


Diferencias entre bares, restaurantes y cafeterías

Tipos de licencias para tu negocio de hostelería

Una vez conocidas las diferencias entre los tipos de locales, porque como has podido ver no implican lo mismo, es turno de conocer las licencias para la apertura de tu negocio.

Licencia de obras. Si el local necesita una reforma y ésta implica realizar obras, deberás pedir permiso a tu ayuntamiento para que te facilite estos trámites.

Certificado de compatibilidad urbanística. Éste acredita la calificación urbanística de una finca, así como la compatibilidad con la actividad y establecimiento que queremos montar. Para solicitarlo basta con acudir a nuestro ayuntamiento.

Licencia de actividad clasificada. La hostelería es una actividad clasificada. ¿Y qué quiere decir esto? Quiere decir que son establecimientos en los que hay ruido, se emiten humos y olores, residuos, etc.

Licencia de apertura o funcionamiento. Se encarga de verificar o constatar que las obras e instalaciones que se han llevado a cabo lo han hecho de acuerdo con las licencias oportunas.

Otra de las cuestiones a considerar, sin importar el tipo de negocio, es si cuenta o no con terraza. Este espacio a menudo genera confusión, por lo que se precisa de una revisión del mismo para conocer, entre otras cosas, su viabilidad o tamaño.

Por tanto, deberemos contar con la licencia oportuna para disfrutar de este espacio. En caso de que el espacio para la terraza se encuentre en terreno público se deberá pagar un precio por su uso, que variará en función de la zona en la que nos encontremos.

En definitiva, todas estas cuestiones deben tenerse muy en cuenta para evitar sanciones y multas que puedan perjudicar nuestro negocio antes o durante su apertura. Por eso, es aconsejable contar con un profesional que te pueda asesorar en este aspecto. Así que antes de empezar tu proyecto estudia si lo que vas a montar es un bar, cafetería o restaurante y contacta con la Administración Pública. Recuerda que en función de tu población o ciudad tendrás que cumplir una normativa concreta, pues contamos con una normativa general, a nivel nacional, y después otras más concretas o específicas en función de la Comunidad Autónoma y población.

Compartir