Prevención de Riesgos Laborales en Hostelería: consejos imprescindibles

prevención de riesgos laborales

Nuestro lugar de trabajo debe ser seguro y óptimo para poder desarrollar nuestra profesión. Hace poco te hablábamos de los sistemas de seguridad para hostelería. Pero más allá de los hurtos y de desbarajustes en cuestiones económicas, lo prioritario es atender al contexto físico del negocio. Es decir, es necesario que se cumplan una serie de requisitos imprescindibles que garanticen el bienestar de todos los trabajadores.

La restauración tiene su propio conjunto de riesgos laborales específicos y es un sector especialmente dado a accidentes en el lugar de trabajo. En 2017, el Ministerio de Sanidad y Trabajo situó la hostelería como la octava actividad con más incidencias de accidentes en jornada de trabajo. De ahí la importancia que tiene conocer debidamente la prevención de riesgos laborales en este sector. No se trata de una cuestión meramente burocrática, sino de una acción que se debe realizar constantemente.

Sobran las razones para conocer a fondo esta parte imprescindible en la restauración. Repasa a continuación los riesgos laborales más comunes en hostelería y cómo evitarlos.

¿Qué riesgos laborales son más comunes en la hostelería?

Los empleados de hostelería tienen muchos riesgos que, a simple vista, no parecen evidentes. Para poder garantizar la seguridad de todos los miembros, es necesario conocer cuáles son los riesgos más comunes:

  • Caídas. En cualquier trabajo físico existe este riesgo, pero en uno tan ajetreado como es la hostelería, se vuelve especialmente común. El equipo de sala se mueve constantemente y muchas veces yendo cargados. El equipo de cocina tiene un espacio más pequeño, pero también con mucho movimiento. Y en cualquiera de las estancias puede haber suelos resbaladizos, tropiezos, etc.
  • La cercanía cotidiana a todo tipo de objetos punzantes o cortantes como cuchillos, tijeras, utensilios varios… Precisamente objetos que podemos encontrar especialmente en nuestras cocinas.
  • La proximidad a los fogones, aceites hirviendo, caldos… pueden provocar quemaduras graves. De ahí que sea uno de los principales riesgos laborales en restauración.
  • Riesgo de incendio. Se trata de un riesgo relacionado con el anterior, aunque mucho menos común. Un mal cuidado de las instalaciones o maquinarias, pueden llegar a provocar incendios.
  • Estrés. Este es el único riesgo laboral de carácter psicológico. El elevado ritmo de trabajo, la afluencia constante de clientes y las largas jornadas pueden llegar a provocar estrés y ansiedad. Turnos rotativos, estacionalidad, jornadas discontinuas, horarios de fines de semana y nocturnos… Este tipo de factores son especialmente característicos en hostelería, y causan el malestar psicológico de los trabajadores.
  • Virus, hongos o bacterias pueden ser un foco de contaminación para los trabajadores.
  • Cargas excesivas. El sobreesfuerzo puede desembocar en lesiones musculares, ciáticas, lumbagos, etc.

riesgos laborales en hostelería

Factores que influyen en las condiciones laborales de hostelería

Existen diferentes factores que propician los riesgos en el entorno laboral. Estos han de revisarse cada cierto tiempo, y vigilarse constantemente.

  • Las condiciones de seguridad del puesto de trabajo.
  • El medio físico del lugar: ruido, distribución del espacio, iluminación, temperatura, materiales, etc.
  • Los contaminantes químicos y biológicos: corrosivos, cancerígenos, hongos, parásitos, etc.
  • La carga de trabajo: tanto física como mental.

Medidas preventivas de riesgos laborales en restauración

Los riesgos, en hostelería, son comunes para todos los miembros del personal. Desde la cocina al personal de limpieza, camareros, recepción… Precisamente por ello, es de vital importancia aplicar las medidas de prevención de riesgos laborales más indicadas:

  • Limpieza constante del espacio de trabajo y servicio. Para evitar posibles caídas, la mejor prevención es mantener los suelos completamente limpios. Y, en el caso de producirse algún derrame, señalizarlo y eliminarlo inmediatamente. Además, el uso de un vestuario y calzado adecuado, antideslizante, será de gran ayuda.
  • Correcto mantenimiento y orden de los espacios. La correcta manipulación de todos los elementos de riesgo que pueden encontrarse en la hostelería es básica. Esto incluye el orden de las salas y el almacenaje de inventario y utensilios. Además del mantenimiento de las instalaciones en materia energética: agua, electricidad, gas, etc.
  • Desinfecciones estrictas. Una mala limpieza en la cocina o sus herramientas de trabajo puede desembocar en una contaminación. Para evitarlo, hay que llevar a cabo desinfecciones regulares y estrictas, que aseguren la salud de empleados y clientes. Consulta nuestros consejos sobre limpieza y desinfección para restaurantes si necesitas refrescar tus conocimientos.
  • Ergonomía. Otra de las medidas de prevención de riesgos laborales que, además, es imprescindible, es la higiene postural. En hostelería, los movimientos son repetitivos, se coge peso de forma rápida y, si no se cuidan, surgen problemas físicos. Es necesario conocer cuáles son las mejores formas de llevar a cabo el trabajo, manteniendo la espalda recta y evitando sobrecargas musculares.

La prevención de riesgos laborales es un requisito fundamental que todo negocio de hostelería debe cumplir. Para cuidar de sus empleados, para fomentar un lugar de trabajo adecuado y, por supuesto, porque la ley lo exige. Así que acondiciona tu local para prevenir cualquier incidente de estas características.

Compartir