5 tips para hacer de tu establecimiento el restaurante perfecto al que ir con niños

restaurantes para ir con niños

Convertir tu local en un restaurante familiar es una fantástica idea para segmentar el negocio y centrar tus esfuerzos en un público específico. Entre otras razones, porque generalmente una familia de cuatro miembros tendrá un ticket medio superior al de una pareja.

Especialmente en fines de semana y viajes, los padres buscan restaurantes para ir con niños en los que recibir un menú y atención satisfactorios para toda la familia. En este post vamos a ver cinco consejos para hacer de tu local el restaurante ideal al que asistir con niños. ¡Apúntalos si quieres perfeccionar el servicio para familias en tu establecimiento!

1.      Diseña un menú apto para todos los públicos

Elaborar este tipo de menús tiene la complicación de querer satisfacer a varias personas (padres e hijos) con una selección de platos. Sabemos que hay platos predilectos para los más pequeños: pasta, pizza, rebozados, dulces… Pero no por eso tienes que dedicar la carta exclusivamente a esas especialidades. La creatividad del equipo de cocina ha de quedar presente en un menú equilibrado que tenga sitio para los pequeños y para los mayores.

Las demandas del público infantil también son una oportunidad experimentar con presentaciones divertidas. E incluso para trabajar en emplatados atractivos con ingredientes saludables. Conseguir que los pequeños disfruten de opciones culinarias sanas será un éxito para el restaurante y para los padres.

2.      Dispón un espacio generoso

A los niños les cuesta permanecer mucho rato sentados y es normal que se levanten más que los adultos; e incluso que correteen o jueguen por la estancia. Por otra parte, el hecho de que recibas a familias enteras en tu local no significa que sean tu único público. Estas son dos razones de peso para ser generosos con el espacio.

Para empezar, lo ideal es gozar de una sala grande. E, incluso si la sala no tiene grandes dimensiones, lo más recomendable es dejar más espacio entre las mesas del que se dejaría con una clientela exclusivamente adulta. De este modo, la brigada de sala se podrá mover y atender con más facilidad y seguridad; y los niños tendrán más libertad para moverse, especialmente si van acompañados.

restaurantes familiares

Y, hablando de instalaciones, ¡equipa la sala con el mobiliario y utensilios adecuados! Tronas para bebés, sillas cómodas, cojines en caso de que los pequeños no lleguen bien a la mesa, cubiertos pequeños…

3.      Prepara actividades para los niños

Si los niños son una parte importante de tu clientela, puedes plantearte incluir actividades infantiles. Puedes ofrecerlas todos los días o reservarlas a los fines de semana, que son los días de mayor afluencia.

Hay una gran cantidad de actividades compatibles con el menú. La mayoría no necesitan un espacio específico (pintacaras, magos, globoflexia…). Aunque también existe la posibilidad de dedicar una parte de las instalaciones a un espacio de juegos (toboganes, piscina de bolas…). Esta última opción, sin embargo, conlleva un importante desembolso y dedicar una importante parte física del negocio.

La ventaja principal de estas actividades es entretener y divertir a los pequeños; pero conviene recordar que son al mismo tiempo un respiro para los padres, que pueden disfrutar mejor de su comida mientras los niños juegan.

4.      Asegúrate de que el equipo de sala sabe cómo actuar

Los conocimientos sobre protocolo y atención al cliente también son básicos si queremos ofrecer un buen servicio a las familias. La brigada de sala ha de contar con especial paciencia y amabilidad, tanto con mayores como con pequeños. En un restaurante familiar suele haber más ruido y ajetreo que en uno con un público más adulto, de modo que hay que mentalizarse para ello.

Si no sabes por dónde empezar para atender a los más pequeños correctamente, ¡no te preocupes! Siempre podrás consultar nuestros consejos para saber cómo actuar cuando hay niños en tu restaurante.

5.      Aprovecha tu ubicación: zonas residenciales como parte del éxito

La ubicación de tu negocio puede marcar la diferencia si buscas tener el restaurante perfecto al que ir con niños. Especialmente si tu local se encuentra en una zona residencial. En barrios donde viven muchas familias es más fácil dar con el público deseado. Y ya que la comodidad es también una de las ventajas que buscan los padres, la cercanía sería un gran punto a tu favor.

Si tu establecimiento no se encuentra cerca de dichos barrios, otra ventaja sería tener un aparcamiento amplio. Desplazarse en coche no es tan cómo como acercarse andando, pero sin duda es la opción más común para familias.

Seguir estos consejos es satisfacer a una provechosa clientela potencial. Seguro que puedes utilizarlos preparando tu establecimiento para atender a familias y fidelizar a todos los miembros.

Compartir