Razones por las que es importante tener una carta bien diseñada

Publicado el: 5 de Julio, 2016

¿No hay momentos en que desearías que se multiplicasen las manos de apoyo para servir las copas y mesas? Pues quiero contarte algo. Hace tiempo que tienes una compañera en tu trabajo. La tienes a tu lado cada día. Pero no le has prestado atención. Ella está esperando ayudarte, pero se siente ignorada. Hoy te la presento, se llama: Carta. Ella te puede ayudar muchísimo más de lo que te imaginas.

Ahora te voy a explicar por qué lo pienso.

Una carta cumple con todas estas funciones:

Al verla, hace imaginar al cliente qué tipo de alimentos y bebidas pude encontrar en tu establecimiento. Esto les abre el apetito. Les prepara para degustar una de esas bebidas especiales que tan bien te quedan. Te ayuda a contar a tu cliente qué tipo de producto ofreces en tu negocio. Explica los ingredientes y preparaciones. Te ayuda a agilizar el servicio, porque mientras estás en una mesa o en la barra con un grupo de clientes, otros están leyendo la carta entretenidos. Esto te da tiempo para estar presente físicamente con unos clientes y representado a través de la carta con otros.

¿Sabías que los productos que se describen con texturas, denominaciones de origen y técnicas se venden un 27% más que los que no lo hacen?

¿Sabías que los clientes cuando miran una carta utilizan como media 109 segundos para verla y decidir qué van a pedir? Los clientes no leen las cartas, sino que las escanean. Intenta recordar la última vez que fuiste a un restaurante ¿leíste la carta con detalle desde el primer plato hasta el último o la miraste por encima? Me atrevo a decir que fue lo segundo.

Mientras tenemos la carta en la mano, seguimos hablando con nuestros amigos o estamos pendientes del móvil. Por esto el diseño de la carta tiene que ser atractivo y visual.

Has escuchado muchas veces que una imagen vale más mil palabras y en una carta se cumple esta premisa al 100%.
Una imagen se procesa 60.000 veces más rápido que un texto en nuestro cerebro, por esta razón poner fotos de los productos que quieres vender en la carta te ayudarán a venderlos más fácilmente. Pero cuidado, no se trata de poner cada uno de los productos que ofreces en fotos, sino solo los más rentables e interesantes para tu negocio. Por ejemplo, aquí puedes poner un plato o bebida de la casa. Uno que no solo te haga ganar más dinero, sino uno que sea único y que tenga tu sello, el de un auténtico Bartalent.
La gente si lee solo se queda con los experienciales del producto (textura, técnica) y se guía por las fotos para decidir, imagino que ya has entendido cuál es la fórmula para diseñar una carta de restaurante.
La próxima vez que tengas la carta de tu negocio en tu mano mírala con cariño, porque ella está deseando ayudarte en los momentos más difíciles de tu trabajo.