¿Cuál es la normativa de terrazas de invierno?

normativa terrazas invierno

El frío durará por lo menos unos meses más, con lo que la calle no es el lugar más habitable durante esta época. Por otra parte, se recomienda una buena ventilación de los espacios cerrados para evitar la propagación del virus. 

Las clásicas terrazas de invierno pueden ser la alternativa a esta situación, y pueden convertirse, además, en el mejor sitio para reuniones sociales. Estos espacios protegidos por mamparas o estructuras nos ayudan a ofrecer cierto refugio contra el frío a nuestros clientes.

Ahora bien, tenemos que ser muy cautos en esta materia, porque no siempre estas estructuras cumplen con la normativa vigente. Con el objetivo de minimizar el riesgo de exponerse a sanciones, en este artículo hemos querido reflexionar alrededor de las terrazas cubiertas o de invierno. He aquí algunas conclusiones.

Características generales de las terrazas cubiertas o cerradas

Existen varios tipos de terrazas cubiertas o cerradas. Desde las que aprovechan mamparas laterales a las totalmente cubiertas. No obstante, lo que debe prevalecer en ellas es la ventilación natural. Así, el aire puede correr y el virus se concentrará menos en el espacio.

Es por esta razón que la mayoría de epidemiólogos nos recomiendan no emplear terrazas totalmente cubiertas. Básicamente porque entonces se convierten en espacios cerrados y el aire no circula. Con estos factores, parece complicado equilibrar la necesidad de abrigo de nuestros clientes y la necesidad de que la zona respire.

La verdad es que se plantean muchas dudas y controversias sobre este tema.

Normativa general sobre terrazas de invierno

¿Qué nos dice la normativa respecto a la cuestión de las terrazas de invierno? Lo cierto es que a nivel nacional, no mucho. Como hemos visto en otros asuntos relacionados con la legislación, este tipo de medidas corresponden a los ayuntamientos. Y por lo tanto es complicado recoger normas generales. Por eso, antes de nada, recomendamos consultar la normativa vigente de los propios ayuntamientos para conocer todos los detalles.

Sin embargo, no es la primera vez que las terrazas de invierno plantean conflictos y confusiones, ya que anteriormente se pusieron en tela de juicio debido a la ley antitabaco. De aquellas aprendimos que lo considerado oficialmente como “terraza” no puede ser un espacio no puede estar totalmente cerrado. Si incorporan más de tres laterales cerrados, pasan a ser, en términos legales, “lugares cerrados”.

Ejemplos y diferencias según los territorios

Dado que las normativas varían según ayuntamiento, veamos algunos ejemplos de medidas concretas. Veladores, mamparas, calefactores, toldos… En las ordenanzas municipales se tienen en cuenta todos estos factores; y algunas se están adaptando al contexto del coronavirus para promover y al mismo controlar el uso de terrazas.

En Pamplona, por ejemplo, se modifica la ordenanza para habilitar nuevos espacios para terrazas y equiparlas para el invierno. En Barcelona se recuerda que las terrazas con más de dos laterales cerrados deberán atenerse a las mismas restricciones en el interior de los locales.

Mientras, en Madrid, se ha optado en muchas ocasiones por las mamparas móviles y transparentes, que no deben superar los 1,40 metros de altura; y también se han potenciado las estufas exteriores. En muchas ciudades como Alicante, Valladolid o Zaragoza, y comunidades en conjunto como Galicia,  también se han habilitado ayudas económicas para comprar material adaptado a las restricciones impuestas por los ayuntamientos.

Terrazas como lugar seguro y oportunidad de negocio

En conclusión, es importante que tengamos en cuenta que es preferible dejar espacio para que nuestra terraza cubierta respire; y que hay ayuntamientos que han impulsado ayudas económicas para comprar material adaptado a su ordenanza. Así que es crucial informarse tanto sobre la normativa local para evitar sanciones como sobre facilidades para adaptar las terrazas al invierno.

Las terrazas cubiertas son una oportunidad y una fuente de dudas para muchos hosteleros, y no solo en España. En algunas ciudades de Estados Unidos, por ejemplo, como Chicago, se ha querido potenciar la imaginación creativa mediante el Winter Dining Challenge, un concurso arquitectónico para encontrar soluciones que sean compatibles con el coronavirus. Otras, como Nueva York, han permitido el uso de estufas en la calle de forma excepcional. En cualquier caso, todo el mundo parece estar de acuerdo en que un espacio al aire libre en el que poder disfrutar de la hostelería es siempre un aliciente.

Compartir