Prepara tu terraza de bar para el otoño y el invierno

terrazas invierno

La reducción de los aforos y horarios de los locales ha sido una de las medidas que ha cambiado el paradigma en la hostelería en los últimos meses. En este contexto, las terrazas han brillado más que nunca. Gracias también al buen tiempo propio de la primavera y del verano, las terrazas se han convertido en el gran aliado de bares y restaurantes. Y en muchos casos, han sido la salvación de muchos establecimientos.

Con la llegada del otoño y la persistencia de restricciones en hostelería, muchos locales tendrán que adaptarse para poder seguir aprovechando su terraza. ¿El objetivo principal? Que nuestros clientes puedan seguir disfrutándolas, incluso con bajas temperaturas. En este artículo te ofrecemos una serie de consejos para aclimatar las terrazas de tu negocio y transformarlas en unas perfectas terrazas de invierno.

Ventajas de las terrazas en el contexto de la pandemia

Las terrazas evitan las concentraciones de gente dentro de los locales. Con las nuevas restricciones, el uso del interior de los locales queda limitado en algunos casos hasta el 50% del aforo; por ello, una terraza nos puede ayudar a compensar el defecto de aforo. Además, los científicos advierten que el riesgo de transmisión es hasta 20 veces menor en el exterior.

Las terrazas son, pues, un lugar clave para que los locales de la hostelería sigan resistiendo el golpe económico y puedan mantener parte de su actividad económica. Y también un gran atractivo para la clientela, que quiere seguir disfrutando de nuestros servicios. Además, una de las ventajas que tenemos en muchas zonas de España es que las temperaturas bajan en invierno y otoño, pero a niveles todavía tolerables para seguir “expuestos” en la calle.

Consejos para adaptar las terrazas con la llegada del frío

Existen múltiples formas de adaptar las terrazas para convertirlas en las perfectas terrazas de invierno. Si se aplican unas cuantas medidas muy sencillas, podemos proteger a nuestros clientes del frío y de las condiciones meteorológicas adversas. ¡Te damos algunas ideas!

terraza de bar invierno

1.   Instalación de estufas de calle

Una de las opciones para adaptar la terraza de tu negocio consiste en instalar estufas o calefactores en la terraza. De este modo, el frío se contrarresta y se consigue que el espacio sea mucho más acogedor.

Es importante instalarlas en una ubicación estratégica, que permita que los clientes dispongan de la temperatura ambiente más adecuada; pero que al mismo tiempo no obstaculice el paso de clientes ni camareros.

2.   Colocación de toldos, techos y otras estructuras

El frío no es el único inconveniente meteorológico. Hay que proteger a la clientela de lluvias y nieves mediante toldos y techos. Este tipo de estructuras también interponen una barrera contra el frío, por lo que tienen una doble función.

También existe la posibilidad de acondicionar una zona exterior aislada con, por ejemplo, cerramientos plegables. Hay que tener en cuenta que la concentración del virus puede ser similar a la de un local interior, de modo que es importante que los clientes y todos los miembros del equipo no relajen, en ningún momento, sus precauciones sanitarias.

Hoy en día, los cerramientos plegables son una de las alternativas más solicitadas por propietarios y gerentes de locales de hostelería. Los hay que también incorporan ventanas y otras formas de ventilación, que en la situación actual pueden ser muy interesantes.

3.   Dispón de iluminación extra

¡También anochece antes! Como siempre, en primavera y verano nos acostumbramos a los días largos y las noches cortas. En los meses de frío, la luz de las farolas muchas veces no es suficiente para nuestra terraza. Tampoco están diseñadas para eso, de modo que tenemos que poner de nuestra parte para ofrecer una buena iluminación a nuestros clientes. No solo para que dé una mejor visibilidad a la zona de la terraza, sino para hacerla acogedora y atractiva para los clientes.

Las propuestas del sector de la hostelería: fomentar la adaptación al modo invierno

En las circunstancias actuales, es necesario recalcar que desde las asociaciones y federaciones empresariales se trabaja para facilitar los trámites administrativos que requieren algunas medidas, como la instalación de cerramientos. Es esencial que las administraciones públicas, y en este caso concreto, los ayuntamientos, comprendan que las terrazas son ahora mismo fundamentales para que el negocio de la hostelería siga generando actividad económica y confianza en sus clientes. Facilitar la adaptación al modo invierno implica facilitar la supervivencia del sector, que es estratégico para el futuro económico del país.

Compartir