Guarniciones originales para ternera, pescado y pollo para tu carta

guarniciones originales

Las guarniciones nuestra carta son esenciales para potenciar la satisfacción y la belleza de un plato. Con ellas, aportamos colorido, elegancia y creatividad al emplatado. Y además, son un complemento nutricional ideal para equilibrar al alimento principal.

Un buen chef es aquel que cuida hasta el más mínimo detalle en sus creaciones, que sabe coordinar a la perfección sabores, aromas y colores… Y en el campo de las guarniciones hay una serie de clásicos que no suelen fallar: patatas fritas, ensalada… Pero la guarnición también deja espacio para la innovación de los mejores chefs.

A continuación, te explicamos lo que has de tener en cuenta para elaborar tus guarniciones. Y también te damos varias ideas de guarniciones originales para terneras, pescados y pollo.

¿Cómo elegir la mejor guarnición?

A la hora de incluir una guarnición en un plato, es primordial que se tengan en cuenta varios factores:

  • El aporte calórico

Un buen plato debe ser equilibrado y ayudar a complementar el valor nutritivo. Para ello, hay que evitar guarniciones demasiado pesadas. Hay que tener siempre presente que la guarnición no puede superar el volumen del plato principal, ya que es un complemento de éste. Y no debe acaparar el protagonismo que no le corresponde.

  • La intensidad del sabor

Es cierto que hay guarniciones que pueden llegar a ser incluso más espectaculares que el propio alimento principal. Pero no hay que olvidar que es un acompañamiento y que su principal función debe ser la de realzar el sabor. Probablemente, un cliente que pida pescado, esté esperando un acompañamiento que tenga también el carácter ligero y suave del alimento principal.

  • La estética

Siempre se ha dicho que se come por la vista, y en cierto sentido es completamente cierto. Si, por ejemplo, presentamos un filete de pollo a la plancha con un acompañamiento suculento, tendrá una imagen mucho más apetitosa.

Ideas originales para la guarnición de ternera

Alcachofas salteadas

Hay vida más allá de las patatas para las guarniciones de ternera. Las verduras siempre son un buen recurso para acompañar la ternera. Las alcachofas son una propuesta deliciosa, y además dan opción a crear una bonita presentación.

Utiliza unos corazones de alcachofa. En una sartén pocha un poco de cebolla y, cuando esté lista, sofríe unos trocitos de beicon.  Corta en finas lonchas los corazones de alcachofa y añádelos a la sartén. Mézclalo bien y ¡listo para acompañar!

Zanahorias asadas

Las zanahorias asadas son el complemento de vitaminas perfecto. Tienen un aporte calórico bajo, y un sabor que combina muy bien con la ternera. Para hacerlas más apetitosas, córtalas en tiras, y ásalas añadiendo un poco de aceite y romero.

Ideas para guarniciones de pollo

guarniciones para pollo

Remolacha frita

Utilizar la remolacha frita como acompañamiento intensificará el sabor del conjunto. Además, su característico color violeta le dará un aspecto mucho más vistoso y divertido.

Salteado de patatas, calabaza y cebolla

Las patatas fritas son una apuesta segura. Pero para darle un giro original y añadir vitaminas e intensidad a esta popular guarnición, puedes añadir calabaza y cebolla. Puedes cortar la calabaza y las patatas en dados, y la cebolla en trozos muy pequeños para que se mezcle bien con los otros dos ingredientes. De este modo tendrás un acompañamiento sofisticado y sabroso.

Ideas para guarniciones de pescado

Guarnición de puré de patatas

Al ser un alimento de textura suave, podemos acompañarlos con guarniciones algo más pesadas. En este caso, un cremoso puré de patatas puede ser el mejor complemento. Lo primero es lavar y pelar las patatas para ponerlas a hervir en agua con sal. Una vez estén listas, triturarlas con un tenedor y un poco de mantequilla y añadir un vaso de leche caliente en la mezcla.  Cuando la mezcla esté lista, añadir un par de minutos al horno en función gratinado. Así conseguiremos un toque más crujiente que hará las delicias de los comensales.

El puré de patatas es una guarnición muy común en varias gastronomías del mundo. Con el pescado, nos da la oportunidad de aprovechar su suavidad.

Las guarniciones son un escenario perfecto para la creatividad gastronómica. El resultado tanto gustativo como estético puede ser un éxito. Así que pon empeño en su innovación y en su perfecta presentación.

Compartir