Errores en mixología

Todo lo que debes saber si quieres ser mixólogo

Desde Bartalent Lab trabajamos para que puedas decir “soy” un gran camarero y “soy” un gran “barman” porque “sé” y “hago” todo lo que hay que saber y hacer para “demostrar” que soy un crack.

En esta sección vamos a profundizar en las claves de la coctelería tradicional y de la mixología de vanguardia.
Así seguirás avanzando en una disciplina tan creativa como exacta que te puede ayudar a diferenciarte del resto si aprendes, claro, a marcar un estilo propio y terminas siendo capaz de firmar combinados únicos.

  • No conocer las técnicas: blending no es lo mismo que muddling, ni lo mismo que shaking, straining, flaming o building. Y para los que no conocéis las diferencias, vamos a repasarlas:

 

Blending o licuado: Se trata de la técnica más sencilla y democrática, ya que con una licuadora eléctrica solventamos con rapidez la combinación de ingredientes, conseguimos texturas perfectas y, además, nos da la posibilidad de hacer granizados si se le añade hielo.

Muddling o machacado: La extracción de las esencias de algunas frutas, bayas, hojas, especias, etc., se debe hacer con un mazo y un mortero. Sólo de esta manera se llega a sacar todo su potencial de sabor y aroma.

Shaking o sacudido: Sin coctelera no hay shaking, porque la coctelera es el recipiente técnico en el que sacudir una mezcla y enfriarla al mismo tiempo. El tiempo del shaking junto a la fuerza y el número de veces que agites la coctelera son claves en el resultado final.
Se debe colocar una mano en la parte inferior y otra en la superior del recipiente. Cuando el agua haya comenzado a condensarse sobre la superficie, significará que el cóctel está ready to serve.

Straining o colado en coctelera: Para reducir los residuos de algunos de los ingredientes y que la composición te quede más líquida deberás utilizar esta técnica. La mayoría de las cocteleras incluyen un colador que se puede quitar o poner en función del combinado. Si agitas con el colador puesto la bebida pasará sin hielo. Te recomendamos que utilices hielo cortado con picahielos para que no se bloquee el colador.

Building o construcción: Con esta técnica se construye el cóctel en el momento en el que se vierte cada ingrediente en el vaso. Generalmente se completa el cóctel mezclando los ingredientes con una cuchara imperial.

Flaming o flambeado: Para flambear licores y potenciar su sabor necesitarás un soplete flambeador de cocina. Es un plus para la presentación de los combinados pero para que quede bien debes practicar. Se comienza con una pequeña cantidad de licor en una cuchara para flambear y a continuación se vierte el licor flameado sobre el cóctel una vez preparado.

Capas: La densidad de los líquidos es la clave para preparar estas composiciones. Las cremas son más pesadas y, por sentido común, deben ir al fondo para crear una base. A continuación, mide la densidad de los licores que vayas introduciendo en la combinación y viértelos con una cuchara. Finalmente, vuelca los líquidos más volátiles. Esta técnica te recomendamos que la ensayes.

  • El tamaño (y clase) de hielo importa: En esto profundizamos hace unos meses en IceTalent para un Bartalent,
    post que te recomendamos que repases. La tipología del hielo, el tamaño, la condensación del agua y la rapidez con la que deshace en contacto con otros elementos es clave para acertar con el tipo de cóctel que quieres preparar.

 

  • El aroma no es un olor: el aroma o fragancia está muy ligado al sentido del olfato, sí, pero en realidad es un término que describe una reacción química placentera en el que entran en juego muchos factores psicológicos y perceptivos. Afinar el olfato y estudiar las asociaciones de los aromas que despiertan sentidos como el gusto es básico si quieres avanzar como mixólogo.