Oda al whisky

¿Qué mejor manera que glorificar a este combinado que entendiendo por qué es “agua de vida” desde la recogida de la cebada? Todo mixólogo lucharía hasta las últimas consecuencias por leer este post.

TODO SOBRE EL WHISKY en su día

De malta fermentada de distintos cereales como la cebada, el trigo, el centeno o el maíz, que luego envejecerá en barriles generalmente de roble, más concretamente roble blanco.

El nombre de la materia prima del cubata tiene su intríngulis. La palabra whisky viene de uisge-beatha en gaélico escoces o uisce beatha o fuisce en gaélico irlandés y ambas acepciones significan “agua de vida”. La primera vez que se habló de este destilado fue allá por el S.XV y se encargaban los monjes de hacerlo. De todas maneras si quieres profundizar sobre la historia del whisky, cosa que te recomendamos, porque es cuanto menos curiosa (hubo quien le atribuyó poderes curativos, y fue considerado un regalo de dioses) no dejes de hacerlo.

Desde este apartado de Mixología de Bartralent Lab, y para celebrar el Día Mundial del Whisky vamos a profundizar en el whisky desde dos perspectivas:

  • Como afecta el proceso de elaboración en la calidad del whisky
  • Los tipos de whisky con los que puedes trabajar para la elaboración de combinados.

LA ELABORACIÓN:

En primer lugar se mezcla agua con cebada durante al menos un par de años para que fermente la mezcla. A continuación se maltea la cebada. Es un proceso mecánico en el que la cebada se remoja y escurre a 13º varias veces, mareándola un poco, todo hay que decirlo. Después de 3-4 días, la cebada malteada germinará en grandes recipientes y el almidón se convertirá en azúcar que proporcionará el alcohol para la destilación. Germinada se seca en hornos con humo de turba durante 3 días a unos 70º y es entonces cuando se puede hablar de malta y obtiene el color de la malta. La malta se seca, se tuesta y se muele con agua caliente hasta que se obtiene el wort. Entonces se añaden levaduras con las que comenzará el proceso de fermentación durante 3 días a 33º. Por último, el wort fermentado que pasa a llamarse wash, se destila dos veces: de la primera obtendremos low wine (25-30º) y de la segunda el whisky propiamente dicho (60-70º)

EL BARRIL MARCA LA DIFERENCIA:

Las destilerías guardan en el barril uno de los puntos de diferenciación clave a la hora de finalizar el proceso de producción. Hay destilerías que reutilizan barriles, otras que los queman y otras que añaden aromas a las maderas.

En cualquier caso, los whiskies de malta se guardan en barriles de roble que hayan contenido Jerez o Bourbon.

Depende de la denominación y el propósito, variarán la edad y el tiempo de barril. El whisky madura en barril, no en botella (como el vino), por eso la composición química y su actuación sobre el destilado es fundamental.