Bloody Mary

Bartalent Lab te enseña a preparar un clásico, el exquisito Bloody Mary

Mucho más que un cóctel clásico, una solución con propiedades terapéuticas que por su composición y alto contenido en vitamina C, es un compañero fresco y saludable para el aperitivo.

Saber cómo preparar bien un buen Bloody Mary es primordial para que sofistiques los mediodías, brunch y afterworks de tu lugar de trabajo. También se considera uno de los cócteles más cosmopolitas y sofisticados de la mixología tradicional.

Es importante que recuerdes que, antes de prepararlo, se debe escarchar el borde del vaso con sal gorda mojada en lima.

Te indicamos los diferentes pasos para su preparación:

  1. Escarchamos el borde del vaso.
  2. Introducimos el hielo.
  3. Incluimos en el vaso mezclador:
    1. Golpe de tabasco.
    2. Golpe de zumo de limón.
    3. Toque de sal.
    4. Toque de pimienta.
    5. 60ml de vodka.
    6. Zumo de tomate
  4. Removemos el contenido del mezclador.
  5. Servimos en el vaso.
  6. Decoramos.

Aunque puede decorarse de muchas formas, normalmente se sirve con apio. Sin embargo, te animamos a que pruebes con lima, zanahoria o un pepinillo en vinagre.

Recuerda que el Bloody Mary se prepara en un vaso mezclador. ¡Aléjate de la coctelera! y por último, se remueve. No se agita y se sirve en vaso tipo Collins o Highball.

Si no tienes muy claro qué tipo de vaso es, te recomendamos que repases la infografía sobre los tipos de vasos de Bartalent.
Si deseas aprender sobre las diferencias entre un cóctel mezclado, agitado y otras muchas cosas más, no te pierdas el bloque de Mixología en Academy de Sergio Estévez.