La importancia de una buena iluminación en tu local

La luz ha de ser parte de la decoración

La decoración, la calidez y, en general, la atmósfera que se crea en un local es clave para la experiencia del cliente. La iluminación de un bar o restaurante es parte de su decoración y de su imagen.

El tipo de ambiente que encontrarán los clientes también se transmite a partir de su iluminación. Es una de las piezas fundamentales. Con ella podrás darle una personalidad propia a tu negocio, delimitando espacios, dando privacidad, intimidad… Sin la luz adecuada no hay atmósfera. Así que a continuación te explicamos lo que debes tener en cuenta para elegirla bien.

¿Por qué es importante la iluminación en un restaurante?

La normativa para la iluminación de restaurantes está recogida dentro de la Norma Europea UNE 12464-1. En ella, se diferencian cuatro zonas básicas en las que se definen los niveles mínimos de iluminación: entrada (o zona de bar), caja, cocina y comedor.

Conociendo cuáles son los requisitos legales, podemos jugar con la iluminación de las estancias para crear un restaurante con esencia propia. Personalizar nuestro negocio utilizando la luz adecuada puede resultar crucial en la selección de los clientes.

Además, es importante saber que, si no dispones de una correcta iluminación en tu local, el rendimiento del personal es inferior. La falta de una correcta iluminación provoca cansancio en los empleados, dolores de cabeza, jaquecas, estrés y malestar. Y, además, aumenta considerablemente la posibilidad de que se produzcan accidentes laborales. Por si todo eso fuera poco, causará incomodidad a los clientes.

ambiente-local-hosteleria

Claves para conseguir la iluminación perfecta

Todas las zonas de nuestro bar o restaurante deben estar iluminadas según la necesidad de cada espacio. Es decir, las mesas con luz tenue proporcionan intimidad y privacidad. Pero si es demasiado débil impedirá la visibilidad. Los pasillos son zonas de paso, así que deben estar bien iluminados para evitar posibles accidentes, así como las zonas destinadas para el servicio.

Vamos con algunas claves para conseguir la iluminación de tu local perfecta según las zonas.

  • El exterior. La entrada tu local debe ser vistosa e invitar a los clientes a entrar. Pero, además, debe ir acorde con el estilo del interior. Lo ideal es que sea uniforme sin ser exageradamente intensa.
  • La barra. Iluminar adecuadamente esta zona del local es crucial. En ella los clientes estarán de paso, esperarán a sus acompañantes tomando algo o incluso será el lugar escogido para degustar los platos. Para ello, una iluminación lineal a base de focos, por ejemplo, es la elección perfecta. Con ella se delimita correctamente el espacio, el cliente tiene visibilidad, se siente cómodo, y el empleado puede trabajar con facilidad.
  • La sala. La iluminación de esta parte del local ha de ser uniforme y clara para asegurarnos de que el equipo de sala tenga visibilidad. Aunque por las noches debe ser más tenue. Una buena manera de individualizar las mesas por luz es poner sobre ella pequeñas lámparas. Esto otorgará intimidad y es una manera muy práctica de añadir puntos de luz por la sala.

Tipos de luz que podemos utilizar:

  • Luz regulable. Poder regular la intensidad general de la iluminación de tu local es toda una ventaja. Principalmente si es un restaurante en el que se llevan a cabo diferentes turnos. No se precisa la misma intensidad durante el día que por la noche, ni se necesita el mismo efecto de intimidad para una comida que para una cena.
  • Luces led. Cuando hablamos de iluminación debemos recordar que eso supone un gasto y, por tanto, un coste en electricidad. Para poder llevar a cabo un consumo energético sostenible y ajustado, es recomendable utilizar lámparas de led. Su durabilidad es mucho mayor, reducen el consumo en casi un 60%, no atraen insectos, proporcionan una iluminación de más calidad…y, además, reducen la emisión de CO2 a la atmósfera.

Utiliza tu creatividad para conseguir una iluminación de tu local ideal. Úsala para crear un ambiente acogedor, confortable y que haga que los clientes se sientan cómodos. Y, sobre todo, aprovéchala para dotar a tu restaurante de su propia personalidad.

Compartir