Catering para bodas: ¿qué es lo que más buscan los clientes?

catering para bodas

La comida es uno de los aspectos más importantes de una boda. Sin duda, será recordado por la mayoría de comensales que asistan al enlace. Es comprensible. Cuando sabes que asistes a un evento extraordinario, quieres un banquete extraordinario. Y por si no fuera suficiente, además, es el gran día de la pareja que decide contraer matrimonio. Quizás, el día más destacado de sus vidas.

Ante la trascendencia de tal momento, los novios buscan y rebuscan con meses de antelación un servicio que se ajuste a sus prioridades. Especializarse en el catering para bodas implica, pues, conocer al milímetro las preferencias más demandadas por los clientes. Y no es una tarea fácil. En consecuencia, en este artículo repasaremos las claves, así como algunas tendencias actuales, para ofrecer un servicio atractivo y de calidad.

Un menú inclusivo (¡prepara alternativas!)

El catering para bodas requiere de una capacidad de adaptación cada vez mayor. Las alergias, las intolerancias, las dietas estrictas, los menús vegetarianos y los menús veganos son algunos de los casos de restricciones alimentarias con los que la empresa de catering se puede encontrar. Los organizadores de un enlace agradecen la flexibilidad del servicio de catering para poder contentar a los invitados que puedan necesitar algún cambio o menú especial.

Así pues, es esencial que la empresa de catering para bodas ponga a disposición de los clientes una oferta variada e inclusiva, sensible a la diversidad de paladares y especialidades culinarias. En esta línea, no se aconseja arriesgar con platos extravagantes en el menú de boda. No solamente se trata de disponer distintas de alternativas. También es imprescindible implicarse en la búsqueda de soluciones, en el caso particular de que no se disponga de ellas directamente. De este modo, con un espíritu proactivo, si cabe externalizando, la empresa en cuestión demuestra las ganas y el compromiso de realizar un servicio impecable.

Equipo comprometido y profesional

La comida es fundamental, es cierto. Una parte de la memoria de los presentes se guiará, al recordar la boda, por su nivel de satisfacción gastronómica. Pero eso no lo es todo. El servicio también cuenta, y mucho. En este sentido, a veces, las empresas olvidan o menoscaban las cosas más esenciales. Pueden parecer obviedades, planteadas por escrito, pero si no se cuidan, van a obstaculizar nuestros objetivos. Decimos esto porque hay que contar con profesionales amables que respeten la mise-en-place. Que sean capaces de hacer sentir a los comensales que se les está mimando, que se les trata con respeto y afabilidad. También hay que mantener una actitud activa y servicial, mostrándose dispuesto a solucionar dudas e inquietudes. Esta forma de trabajar es clave, tanto en la fase preparatoria del evento, como durante el servicio.

consejos para catering de bodas

Por otro lado, también se aconseja disponer de un equipo con perfiles profesionales que se puedan ocupar de las distintas especialidades gastronómicas. De este modo, el menú seguramente contará con una mayor diversidad de propuestas. Además, se garantizará un nivel de calidad a la altura de las circunstancias. La profesionalidad permitirá fijarse en detalles como la presentación de los platos, cosa que puede marcar la diferencia respecto a la competencia.

En síntesis, hay que pasar la prueba del algodón con creces. Satisfacer a un cliente no solamente implica alcanzar el éxito en un caso concreto, sino que también representa una apertura de nuevas posibilidades. En servicios como el de catering para bodas, el boca a boca es una de las formas que tienen las parejas de obtener información de la empresa para intentar asegurar al máximo su elección. La confianza, como en muchas otras cuestiones de la vida, es clave. Para conseguirla, algunas empresas de catering permiten degustar previamente los platos.

Siempre la mejor materia prima

La materia prima es la esencia de la propuesta gastronómica del catering para bodas. Y, como bien saben los arquitectos, si falla la base, la estructura se tambalea. En consecuencia, y siempre adaptándose al presupuesto del cliente, hay que apostar por los mejores productos. Entre los consejos que se pueden brindar al respecto, destaca la compra de alimentos frescos y de temporada. De la misma forma que se mueven muchas parejas, la empresa también debe priorizar sitios conocidos y reconocidos por su profesionalidad.

Un servicio exigente, pero agradecido

Cuidar detalles como la variedad y la flexibilidad del menú de boda, cada vez más demandados, y la elección de una buena materia prima, contribuirán al éxito del servicio. Y para lograr este triunfo, se necesita un buen equipo. Es cierto que el catering para bodas es un servicio exigente, pero también es muy agradecido. Poder colaborar en hacer que un evento tan especial como un enlace matrimonial sea único y memorable es genial. Convierte, a los que se dedican a esa tarea, también en especiales.

Compartir