Las bodas: oportunidad de oro para compatibilizar con otros empleos

Las Bodas

En la salud y en la enfermedad, en la riqueza, pero sobre todo en la pobreza.

Hoy amigos, estamos aquí para celebrar la unión de dos personas, pero sobre todo para dar gracias porque las bodas, tan blancas y llenas de pamelas te dan una oportunidad de oro para trabajar y sacarte unas perrillas.

Y hablamos de bodas, porque aunque bodas hay todo el año, la primavera y el verano son las estaciones de temporada alta de enlaces. Esta época se convierte en el momento ideal para que busques un directorio de caterings que organicen eventos -léase bautizos, cocteles y demás fiestas de copetín- y envíes tu currículum a los que mejor te parezcan.

En todas las comunidades autónomas se casa la gente, por lo tanto en todas, hay empresas que necesitan tus conocimientos de Bartalent. Sin embargo, las empresas de catering remarcan mucho algunas aptitudes y sobre todo actitudes, que debes tener muy presentes para hacer una buena entrevista.
Vamos a repasarlas para que cuando termines de leerlas, te pongas las pilas y comiences a buscar un catering al que decir: SÍ QUIERO.

Un camarero que trabaja en bodas debe por encima de todo tener buenos modales. Ya hemos hablado largo y tendido sobre la importancia del servicio al cliente. Sin embargo, en este tipo de eventos, en el que se paga un dineral porque todo, absolutamente todo, salga a la perfección durante las 10 horas que dura el banquete, debes sacar a relucir el mejor comportamiento que hayas aprendido a lo largo de tu corta o larga vida y multiplicarlo por 10.

El conocimiento de protocolo, el dominio de la técnica con la bandeja y los cubiertos de servir, controlar que los platos salgan calientes cuando hay muchos comensales, la agilidad en la gestión del tiempo, ser una pieza bien engrasada dentro de todo el equipo de camareros que trabaja en la boda, memorizar las caras y preferencias de los invitados (alergias, intolerancias, etc.), y moverte como un bailarín entre las mesas, son solo los primeros requisitos que te van a exigir cuando te unas a las filas de este tipo de empresas.

Depende de la envergadura del evento, puede que la empresa te pida que hables algo más que inglés, o tengas un curso de cortador profesional de jamón.

Con todo, no deja de ser una opción de trabajo compatible con otros empleos, diferente, en la que puedes conocer mucha gente y aprender un montón de cosas nuevas.

Ahora, entrega tu amor a un catering y potencia tu talento de camarero.

Compartir