¿Cuál es el protocolo de control y reapertura tras un positivo por Covid?

positivo covid-19 hosteleria

La reapertura de un local después de haber sufrido un positivo por coronavirus en el equipo suele plantear muchas incógnitas para los hosteleros. Incógnitas que surgen desde que se detecta el caso para poder afrontar la reapertura de una forma segura. 

Es por esta razón que en este artículo nos hemos propuesto ofrecerte una guía básica que sirva de ayuda en esta situación. Sigue leyendo para enterarte de cómo responder ante la situación y proceder a una correcta reapertura.

Pasos para el control de la situación cuando se detecta el caso

Antes de hablar de la reapertura, vayamos por partes para asegurarnos respetar cada medida en un establecimiento hostelero. Pongamos el ejemplo de que un miembro de nuestra brigada de sala, por ejemplo un camarero, ha dado positivo en Covid-19. Al detectar este caso, debemos seguir cuatro pasos indispensables:

1. Notificación del caso a las autoridades sanitarias

Avisar a las autoridades sanitarias no es solo una cuestión de responsabilidad social; sino también logística, ya que nos informarán exactamente de las medidas a tomar para controlar la situación en nuestro caso concreto. Consulta el listado de teléfonos de información profesionales para comprobar cuál es el de tu comunidad autónoma.

positivo covid plantilla

2. Aislamiento domiciliario y seguimiento de los “contactos estrechos”

Además del aislamiento de la persona infectada con el virus, es necesaria una cuarentena para los contactos estrechos. Esta no es una medida reservada a la hostelería, sino que se aplica a toda la ciudadanía. Se consideran “contacto estrecho” los convivientes y aquellos que han pasado más de 15 minutos a menos de 2 metros de distancia del caso positivo. 

El período de incubación de la enfermedad es de entre uno y 14 días. Es decir, que si una persona da positivo en Covid-19, los contactos estrechos que ha tenido en los últimos dos días pueden desarrollar la enfermedad a lo largo de esas dos semanas. Por lo que el aislamiento recomendado suele ser de unas dos semanas. Están exentas de esta cuarentena las personas que ya hayan sido infectadas con el Covid-19 en algún momento de los 6 meses previos a este positivo.

En esos 14 días, ha de haber un seguimiento de los contactos estrechos para ver cómo evolucionan. Si presentan síntomas de la enfermedad o no. Es recomendable realizar PCRs a todo el equipo una vez se haya comunicado el positivo y tras el aislamiento.

3. Cierre del local durante el tiempo prudencial estipulado por las autoridades

Esta medida no es obligatoria. La paralización de la actividad es en muchos casos una consecuencia del punto 2, ya que es probable que buena parte de la plantilla se convierta en “contacto estrecho”. Y en algunos casos, incluso si la reorganización del equipo lo permite, varios restaurantes han decidido cerrar voluntariamente por responsabilidad social.

El establecimiento puede seguir abierto adaptando su organización y respetando las medidas de seguridad. No obstante, según el  protocolo de actuación ante situaciones Covid-19 de Hostelería de España, en caso de riesgo contagio grave o inminente, los trabajadores pueden interrumpir su actividad y abandonar su puesto de trabajo. En cualquier caso, es necesaria una limpieza y desinfección profundas del local. Y si no paramos la actividad del restaurante porque la reorganización lo permite, también debemos asegurarnos de que ningún contacto estrecho está en activo, y prestar más atención que nunca a posibles síntomas de la enfermedad.

4. La importancia de dar un mensaje tranquilizador 

Entre los aprendizajes que hemos tenido durante esta época de pandemia, está la importancia de la comunicación. Tanto para mantenernos en contacto con nuestros clientes como para mostrar transparencia. Y, por supuesto, para ayudar a frenar la pandemia.

Ante un positivo en nuestro local, hemos de actuar rápido con la comunicación de la situación. El objetivo es tranquilizar a la sociedad, y más concretamente a nuestros clientes. Y también recordar que se está siguiendo el protocolo de actuación.

Es decir, el mensaje no ha de informar únicamente sobre el caso de Covid-19 detectado, sino que es esencial recordar que se han tomado medidas estrictas; tanto en relación a los empleados como a los clientes (si es que has realizado un registro de clientes en tu local) que hayan estado en contacto con el positivo. Que se han rastreado sus contactos, para informar a los posibles afectados, y que se ha desinfectado todo el local.  

En las circunstancias que vivimos actualmente con la pandemia, un positivo dentro de nuestro equipo no significa necesariamente una negligencia en las medidas de higiene y seguridad. La pandemia se extiende rápido, y el riesgo de contagio existe incluso en las condiciones más óptimas. Por eso hay que mostrar siempre una actitud proactiva.

Hacia la reapertura: Adaptación del local al escenario

Extremar las medidas de higiene y seguridad siempre es un requisito indispensable en la nueva normalidad. Es crucial realizar una escrupulosa limpieza del local, zona por zona, antes de su reapertura. Y, por supuesto, retomar las limpiezas periódicas del establecimiento todos los días, tal y como se recomienda desde la desescalada. Si se han localizado contagios dentro del equipo, es un buen momento para valorar cómo se podrían haber evitado. Y reforzar así el protocolo interno del negocio.

También es importante retomar el contacto con los clientes en la etapa de reapertura. La clausura de un establecimiento, como hemos visto entre las pautas, no tiene un plazo fijo en estos casos. Así que es necesario ir informando a nuestros clientes y usuarios de redes sociales cómo evoluciona la situacióncuándo se reabrirá el local y en qué condiciones.

Por otra parte, el panorama en cuanto a normativa ahora mismo es cambiante y vuelven algunas restricciones para bares y restaurantes. Asegúrate de revisar las restricciones de tu comunidad o municipio cuando vayas a reabrir. 

Compartir