“En esta nueva etapa, es necesario garantizar la versatilidad de las marca en cualquier entorno”.- Carlos Bosch

Carlos Bosch

A Carlos Bosch, reconocido empresario alicantino y fundador de El Portal, considerado como “el mejor bar de España”, y de Bar Manero, Premio a la Innovación en Hostelería 2019, la crisis del Covid19 le ha encontrado en plena expansión de sus negocios. Nos concede esta entrevista para contarnos su visión sobre la situación y sobre el futuro más cercano.

Conocer las estrategias y experiencias de otros profesionales en los próximos meses, nos permitirá a tomar decisiones e inspirar nuestras propias estrategias, anticipándonos a las necesidades que tenemos como negocio y a las necesidades que tendrán nuestros clientes. Carlos Bosch, ha querido sumarse al movimiento #JUNTOSCONLAHOSTELERIA y ofrecernos su visión y expertise al respecto en la siguiente entrevista.

La primera pregunta obligada es en qué punto están vuestros planes de expansión. ¿Cómo los habéis adaptado a esta época que vivimos?

Antes de esta cuarentena, estábamos trabajando el desarrollo de mucho proyectos, entre ellos una apertura en Madrid de Bar Manero, para la que estábamos ultimando las obras. Y la verdad es que ahora mismo agradecemos no haber abierto de momento. Ha hecho falta un nuevo planteamiento financiero y logístico para los nuevos proyectos. Eso sí, las ilusiones están intactas.

Dada la situación actual, nos tenemos que readaptar a un modelo de negocio totalmente diferente. El concepto de nuestros bares es de contacto. Es parte de nuestro saber hacer y de nuestra cultura. Por eso, el aforo del 50% no lo sentimos como parte de nosotros.

Las decisiones que estamos tomando en este momento están basadas en un diagrama de cuatro puntas. La clave para afrontar esta situación es la planificación de la toma de decisiones y de nuestra estrategia, valorando todos los aspectos por los que pueden verse afectadas.

En un primer lugar, tenemos las decisiones políticas. Es decir, con qué limitaciones o ayudas nos vamos a encontrar para desarrollar nuestra labor. La segunda de estas cuatro puntas es la propia empresa. Creamos planes de contingencia para cualquier escenario que pueda surgir. La tercera de las puntas es lo referente a las exigencias del consumidor. Nuestros clientes van a querer lo mismo que querías antes, pero con más seguridad. Y debemos intentar garantizársela. Y por último, tenemos la evolución de la propia crisis sanitaria; y cómo podemos responder a cada uno de esos avances.

Analizar y comprender la situación nos permite tomar decisiones para poder adaptar nuestra estrategia. En estos momentos, la relación con nuestros clientes debe de ser una parte fundamental de nuestro funcionamiento como negocio. Y para ello, debemos aprovechar la digitalización. ¿Cómo? Intentando llevar en la medida de lo posible nuestra experiencia a la casa de nuestros clientes. Nuestra música, nuestros vinos, nuestras recetas…

Y otra de las formas de relacionarnos y de seguir activos son el compromiso y la solidaridad. Por nuestra parte, hemos colaborado con Cáritas para llevar alimentos a hogares que no tienen recursos económicos para poder dar de comer a sus familias en el municipio de Aspe (Alicante).

gastroportal

Está claro que el día en el que volvamos a los bares, nos enfrentaremos a un cambio de paradigma. ¿Cómo crees que será ese escenario?

Es muy complejo dibujar un escenario porque esta crisis no tiene precedentes en la sociedad en la que vivimos. Inicialmente será una situación de malestar e incomodidad, pero la capacidad de adaptación humana es excepcional. Como en otras crisis que hemos vivido, a nivel social los cambios son complejos de comprender y asumir, pero acaban convirtiéndose en parte de nuestra normalidad.

Cuando los clientes tengan que realizar, por ejemplo, una prueba de temperatura al entrar en un local, habrá una cierta sensación de incomodidad; pero también de seguridad y protección.

Definitivamente, habrá una tendencia social por buscar lo que éramos antes. Pero los escenarios van a cambiar por temor. Y los niveles de exigencia y excelencia también porque se buscará un entorno seguro. La experiencia también cambiará, porque necesitaremos ofrecer una calidad extraordinaria, tanto en términos de experiencia gastronómica como en términos de higiene.

El valor añadido de un establecimiento de hostelería es la experiencia que pueda ofrecer a su público. Y para ofrecer una experiencia válida hay que tener en cuenta las motivaciones de los clientes. ¿Crees que estas motivaciones van a cambiar? Si es así, ¿cómo lo harán?

Vamos a encontrarnos en un momento de cambio como sociedad. Nuestra cultura es muy cercana: nos comunicamos con besos, con abrazos, con el tacto… Y a partir de ahora, este miedo al contagio puede llevar a una dilución  de nuestra propia forma de relacionarnos.

La hostelería es una parte de esta cultura mediterránea y española. Los locales de restauración son lugares en los que comer, tomar algo, disfrutar con su música… Y también son lugares en los que relacionarse y conocer gente nueva. Esas eran nuestras motivaciones. Pero ahora, estas motivaciones se verán en peligro, porque la ampliación de las distancias, la mascarilla o los guantes, van a ser un problema. Y desde luego un contexto diferente a nuestro propio ADN.

La necesidad de salir y relacionarse va a seguir ahí, pero la forma en que se haga se verá limitada. Y por eso debemos entender muy bien cómo vamos a poder llevarlas a cabo.

el portal

En función de las nuevas y viejas motivaciones, ¿cómo prevés que será la experiencia de consumo? ¿Qué claves hay que tener en cuenta para generar una propuesta de valor post crisis?

El entorno doméstico va a ganar peso para la vida social, eso es inevitable. Vamos a vivir el resurgir del clásico mueble-bar. Y los bares tendremos que aprender a traducir nuestra oferta culinaria para esos entornos. Nosotros estamos trabajando en llevar nuestra experiencia de consumo a casa. Necesitamos encontrar la manera de trasladar la experiencia, bien sea a través del take away, del delivery o del comercio online…

Pero está claro que la nueva tendencia será una experiencia dual. Y necesitaremos construir mucha marca. Habrá bares fuera, pero también veremos una experiencia  de los bares dentro de casa. El espacio físico ya no será suficiente. Y la digitalización será la clave para posibilitarlo.

En cuanto al espacio físico de nuestro local, la higiene será lo que nos acerque. El control de nuestros trabajadores y la higiene de los locales tiene que dar tranquilidad y recordar a nuestros clientes que es un entorno higiénico y seguro. Porque la base de nuestra estrategia de apertura debe ser recuperar la confianza de nuestro cliente. Así que a partir de ahora tendrá que ser parte de nuestro valor diferencial.

Tanto El Portal como Bar Manero, como el resto de tus locales, tienen en común la creación de una marca reconocida y sólida. ¿Crees que tendrá la creación de marca, como generadora de confianza, más importancia que nunca? ¿Algún consejo para reconstruir o reforzar las marcas tras la crisis?

Absolutamente, la creación de marca es una línea fundamental a partir de ahora. Concretamente, la creación de marcas que trasciendan el espacio físico y el espacio digital. Necesitamos una marca llena de atributos y experiencias 360. Es decir, garantizar la versatilidad de nuestra marca en cualquier entorno que el cliente requiera.

El branding será crucial porque está unido a los valores que necesitamos desarrollar y con los que conectar con el público. Tenemos que transportar la presencia en el estado físico a la presencia en los hogares. Oferta gastronómica, de bebidas, música… Sin identidad, nos quedaremos vacíos.

Compartir