La hostelería no se puede quedar en la trinchera, con el Chef Javier Peña

El Chef Javier Peña conocido por su aparición en los programas Top Chef y Comerse el Mundo, nos acompañó el pasado miércoles en #JUNTOSCONLAHOSTELERIA. En su participación, nos habló de su visión de la crisis del Covid-19, y también varias claves sobre los preparativos en sus negocios: Sibaritas Klub y Taberna La Candela.

La entrevista comenzó por el principio del confinamiento. A Javier Peña le pilló el estado de alarma grabando la tercera temporada de Comerse el Mundo. Y lo primero a lo que dedicó esfuerzos durante el confinamiento fue en compartir contenido gastronómico en redes sociales. Concretamente: recetas en un minuto. Esto le ayudó a seguir en contacto con su público

Ya en los primeros 15 días, empezó a idear un plan para sus restaurantes con su equipo. La clave para ambos negocios es sin duda la reinvención, pero decidieron empezar con el que más oportunidades tenía de adaptarse a las limitaciones vigentes: Taberna La Candela. En este restaurante han activado el delivery adaptándolo a su identidad canalla y el mismo espíritu de siempre: cocina muy casera y con mucho sabor español. A pesar de las dificultades, han optado por un delivery muy singular. Para empezar, adaptaron la oferta gastronómica a lo que tenían en las cámaras para darle salida y hacer platos más “transportables”. Por otra parte, personalizan los mensajes, y llevan su famoso arroz con lechazo en las cazuelas del restaurante. Sin duda, un toque distintivo que traslada la experiencia gastronómica casi totalmente al tiempo que consolida su imagen de marca.

Javier y su equipo confían más que nunca en sus proveedores locales. Ahora mismo es lo que más facilidades les da, y ayudan así a reactivar la economía. “No sé si es la clave del éxito, pero es como deberíamos salir de esta situación”.

En cuanto a redes sociales, comentaba en la entrevista que ha aprendido mucho durante estos dos meses. Cada publicación ha de transmitir el espíritu de la cocina y del servicio. Y en cuanto a otras estrategias de digitalización, reconocía que las cartas digitales con códigos QR resultan de momento la mejor opción.

Su perspectiva del verano es optimista, pero también realista: en Valladolid julio y agosto son meses valle. Pero ya han empezado a trazar estrategias de reservación de mesas con horario fijo, aprovechar la temporada de fútbol, adaptar el espléndido espacio que tienen en ambos locales para mejorar el distanciamiento, etc. 

Como mensaje final, el Chef insistió en “no quedarse en la trinchera esperando a la bomba”. Hay que armarse de valor y salir, buscar nuevas vías. ¡Que no sea porque no lo hayamos intentado!

Si te perdiste la entrevista a Javier Peña, ¡puedes volver a verla a continuación!

Compartir