El fast good ha venido para quedarse… ¿sabes qué es?

fast good
El concepto Fast Food es muy popular desde hace décadas en todo el mundo. Como bien sabrás, hace referencia a un estilo de alimentación basado en la comida que se prepara de forma rápida y se puede comer de una forma cómoda y ágil. Se trata, sin duda, de un producto de nuestros tiempos, de muchas prisas y de vida, por lo general, acelerada. No obstante, el Fast Food suele relacionarse con una comida de baja calidad, que se escoge fundamentalmente por la rapidez y el precio. Con el objetivo de contrarrestar este estigma, surgió hace ya tiempo el concepto Fast Good. ¿Se puede ofrecer una comida rápida, sana y de buena calidad? ¡Pues claro que sí! En este artículo te explicamos en qué consiste, así como los orígenes del Fast Good, una tendencia que llegó para quedarse y que en los últimos meses se ha empezado a consolidar. Verás que la comida rápida no es incompatible con la comida saludable y de calidad.

¿Qué es el Fast Good?

Aunque nos pueda parecer un fenómeno muy reciente, el Fast Good es una invención con más de 15 años de historia a sus espaldas. Surgió de los reconocidos fogones del restaurante El Bulli, de la mano del entonces mejor chef en activo del mundo, el español Ferran Adrià. Con su inteligencia y creatividad inconfundibles, Adrià pensó: ¿Por qué el Fast Food no puede ser también sano y de calidad? Y de esa reflexión nació el concepto Fast Good, que se ha popularizado en los últimos tiempos. Así pues, podríamos concluir que el Fast Good es un concepto de comida rápida vinculado a una comida, a su vez, de alta calidad y con una perspectiva saludable. Quizás tengamos que comer rápido por motivos personales, pero no tenemos porqué renunciar a comer bien. fast good tendencia

Razones de la rentabilidad del Fast Good

Los beneficios de este concepto gastronómico no solamente se centran en el consumidor. Para un restaurante que ya está acostumbrado a ofrecer platos de calidad, el Fast Good plantea una gran ventaja a considerar: su rentabilidad. Pero… ¿Cómo es eso posible? Al fin y al cabo, el Fast Good no conlleva preparaciones tan laboriosas, y las técnicas más socorridas son la cocción, los alimentos a la plancha y el asado. Eso nos permite reducir el tiempo de cocina y nos permitirá optimizar la velocidad y la capacidad de producción de nuestras cocinas. La base de los platos está en la calidad de los productos y la sencillez de la preparación.

El Fast Good como una demanda cada vez más frecuente en delivery

Cuando decimos que el Fast Good ha llegado para quedarse no lo decimos sin fundamentos. Hay que tener en cuenta que la pandemia mundial del coronavirus ha cambiado los hábitos de muchos consumidores. En este sentido, el crecimiento de los servicios de delivery es clave para comprender por qué el Fast Good es una tendencia que se consolida día a día. El teletrabajo ha impulsado que mucha gente que antes comía fuera ahora lo haga desde su casa. Por esta coyuntura marcada por los confinamientos perimetrales y los cierres intermitentes de hostelería, crece notoriamente la demanda del canal delivery. Los platos de Fast Good son sencillos de adaptar a un menú delivery, ya que normalmente son fáciles de transportar y sencillos para comer por nuestros clientes.

Una sociedad cada vez más concienciada con lo que come

La pandemia ha puesto la salud y el bienestar personal en primer plano. Los confinamientos han afectado a la salud física de las personas, y han forzado un mayor sedentarismo entre la población. De momento no podemos atisbar un final de la pandemia en el que retomar exactamente la forma de vida que solíamos llevar, así que es importante adaptar nuestra realidad a nuevos hábitos de alimentación sana. Independientemente de la pandemia, la sociedad es cada vez más consciente y exigente con lo que come. Esta conciencia ha crecido durante las últimas décadas, tanto desde el punto de vista de la calidad como en lo que concierne a la nutrición en sí. Así, el Fast Good se convierte en la opción preferente. En primer lugar, porque no deja de ser rápido, como el Fast Food. Y en segundo lugar porque es una apuesta por el bienestar y la salud que tanto buscan nuestros clientes. El Fast Food ha comenzado a imponerse como una de las opciones favoritas de los consumidores. La facilidad de transportar y consumir estos alimentos, junto con la calidad de la materia prima está llevando a esta tendencia a lo más alto en las nuevas tendencias de la alimentación.
Compartir