El método Tortoni: una técnica mixta para recordar tu comanda

Trabajar en un negocio de restauración puede parecer una locura para los que no están acostumbrados al ajetreo de los servicios. Gente entrando y saliendo, clientes pidiendo, platos circulando sin cesar… Así que al final del día es probable que por las manos de un camarero hayan pasado cientos de platos. Y que haya tenido que recordar todas las comandas de memoria. Pero, ¿cómo es posible memorizar tantas sin equivocarte?

Existen muchas técnicas de memorización, como por ejemplo la repetición. Pero no todas sirven en el mundo de la hostelería y es que para servir bien una comanda es importante saber:

  • qué sirves (refresco, una tapa de calamares…)
  • a quién se lo sirves (a la chica con el pelo rizado, al chico con las gafas azules…)
  • dónde está sentado (dentro, fuera, en la mesa 4…)

Aunque sabemos que cada vez más se está utilizando la comanda electrónica, te explicamos 1 método infalible para que tú también puedas memorizar las comandas.

El método Tortoni

Un estudio realizado en Argentina ha revelado que el Método Tortoni es el más utilizado y el más certero para los camareros, ya que el porcentaje de error es muy bajo.

El estudio consistió en acudir a varios bares argentinos, pedir una comanda y cambiarse de lugar. De esa manera ponían a prueba la memoria del camarero.

Se sorprendieron al ver el resultado; muchos de ellos no se equivocaron y todo fue gracias a este método. El cual consiste en identificar algún rasgo característico del cliente, como la ropa, la cara, el sexo, la forma de la nariz o el corte de pelo con la ubicación en la mesa. Esto hace que el margen de error sea mínimo.

En cambio, los que relacionaron la comanda con el lugar, consiguieron servir bien la comanda según el sitio en el que estaban colocados en un primer momento, pero no con el cliente que la había pedido, puesto que se habían cambiado de sitio.

Este método, nombrado Tortoni por uno de los científicos que participó, se basa en una técnica de memoria mixta. Ya que una misma idea se relaciona con dos otras ideas al mismo tiempo. Es decir, una comanda se relaciona con una persona y la ubicación de la mesa.

Así que desde Bartalent Lab te recomendamos aplicar esta técnica, así verás que aunque los clientes se cambien de lugar, podrás servirles sin cometer casi errores.

Compartir