7 pasos para aumentar la rentabilidad de tu restaurante

Cómo aumentar la rentabilidad de tu restaurante

 

“Puedes tener el restaurante lleno, pero acabar cerrando” apunta Carmen Gutiérrez, directora y jefe de sala del restaurante Grop. Y es que, cualquier paso que demos en nuestro bar o restaurante debe ser examinado minuciosamente para garantizar la rentabilidad de nuestro negocio. ¡Echa un vistazo a estos 7 pasos que te proponemos!

A menudo creemos que por el simple hecho de tener un negocio vamos a obtener mucho beneficio. Pero no tiene por qué ser así. Y el motivo es más que sencillo: si no controlamos cualquier paso que damos, podemos caer en el error de estar gastando de más o no siendo rentables.

Por eso, hoy os traemos 7 consejos que podrán ayudaros a mejorar la rentabilidad de vuestro negocio.

1. ¿Escandallas?

No, no hemos escrito mal la palabra ni nos la hemos inventado. Quizás sí encandallas pero lo llames de otro modo.

Con este primer paso te aseguras de que pones el precio correcto a tu plato analizando todas y cada una de las cosas que intervienen en él, desde personal hasta la materia prima.

Por tanto, todos los platos que ofrezcamos deben estar estudiados minuciosamente para conocer el precio total de lo que nos cuesta para poder añadir así el margen que queramos. En función del tipo de negocio que tengas, deberás determinar qué materia prima utilizar, en qué cantidad, el coste de tus cocineros, etc.

 

2. Retoca los platos menos populares

Seguro que en tu local tienes platos que triunfan y se venden por sí solos. Y seguramente te den mucho beneficio. Por tanto, poténcialos. ¿Cómo? Colócalos en la zona más visible de tu carta o haz que tus camareros los recomienden cada día.

No obstante, seguro que hay otra serie de platos que son conocidos pero que no te aportan el beneficio esperado o tanto como te gustaría. Por ejemplo, retoca sus ingredientes o el tamaño de las guarniciones o muévelos en zonas menos visibles de la carta para no llamar tanto la atención del público.

 

3. Revisa tu carta para vender mejor

Hay tantas cosas que se pueden mejorar en la carta para vender mejor que es difícil saber por dónde empezar.

Calidad mejor que cantidad. Esta prima hay que aplicarla a todo, también a la carta. Pues vale más tener 30 platos de calidad que no 70 “normaluchos”.

En cuanto al precio de los platos, los expertos aseguran que mejor no poner símbolos relacionados con el dinero (como el símbolo € o la palabra euros), pues así los clientes son menos conscientes. Además, se debe evitar alinear los precios por la tendencia a escoger el más barato, lo que se conoce como “efecto escáner”.

 

4. ¿Qué debes saber de las recomendaciones o sugerencias a los clientes?

Relacionado con todo lo anterior, es muy importante saber qué tipo de cliente tenemos delante y cuáles son sus necesidades. Porque en función de esto tendremos que actuar. Obviamente no es lo mismo un grupo de estudiantes que vienen de cena, que un grupo de señores mayores, por ejemplo.

Así que en función de la carta de ese día o semana, hay que saber indicarle los platos que más pueden interesarles (a ellos y a nosotros, claro) para guiarles en el proceso de decisión. Pero siempre sin “atosigarles” o presionarles.

 

Consejos para aumentar la rentabilidad de tu negocio
Conocer qué tipo de cliente tenemos delante es crucial para poder personalizar el servicio en todo momento

5. Si todavía no doblas mesas, empieza a planteártelo

Los días clave del negocio, que suelen ser de cara al fin de semana, no suele ser rentable tener mesas de 9 a 11 y media de la noche para 4 cervezas y 5 platos. En estos casos, lo ideal es avisar al cliente de que tienen un tiempo determinado para la cena (en torno a 90 minutos, por ejemplo) y así poder atender a más clientes.

 

6. Saca todo el potencial de tus postres

Al servirse en último momento, muchas veces los clientes deciden no pedir. Por eso, es muy importante saber venderlos. ¿Cómo? Muy sencillo. Tenlos bien visibles en la barra, por ejemplo, de forma muy vistosa y apetecible.

 

7. Usa a tu personal para saber venderlo

Cuenta con una apetecible carta para mostrar todos tus platos. Juega con las raciones y la presentación. Haz que tus clientes, por mucho que hayan comido, sientan ganas de probarlos. ¡Seguro que repiten!

Compartir