Menor dependencia del dinero en metálico: más agilidad, más higiene y más confianza

pago con tarjeta

Entre los nuevos escenarios de la vuelta a la “nueva normalidad” encontramos la situación de minimizar o incluso evitar el contacto físico con los demás. Este hecho también es una de las prioridades tanto de los clientes como de los hosteleros. Por este motivo el uso de dinero en metálico se ha visto reducido significativamente, estas semanas, en la hostelería, pero también en todo tipo de establecimientos. 

Si bien hace décadas ya que se reflexiona sobre el futuro del dinero en metálico, lo cierto es que el coronavirus ha agilizado los distintos procesos de digitalización en el comercio. Es posible que algunos de las transformaciones en la forma de consumo de los clientes de bares y restaurantes, a propósito de la pandemia, se consoliden cuando se supere el virus. 

En este artículo nos proponemos ofrecer información y consejos para reducir el uso de dinero en metálico en tu negocio. La tecnología ofrece, desde hace años, diversas opciones para no tener que emplear dinero en metálico. Además, estas nuevas formas de pago se han flexibilizado, en plena pandemia, y plantean múltiples ventajas, tanto desde el punto de vista de la comodidad como de la seguridad.

Menor dependencia del dinero en metálico: más agilidad, más higiene y más confianza

Reducir el uso de dinero metálico es muy recomendable, en los tiempos actuales, condicionados por el miedo al contagio. Es esencial que los negocios de la hostelería que han abierto nuevamente sus puertas dispongan de alternativas plausibles a la forma tradicional de pago. Las opciones para llevar a cabo esta operación son distintas, como veremos, y van desde el uso de tarjetas hasta las aplicaciones móviles

Encontrar fórmulas para no intercambiar dinero en efectivo permite prevenir la circulación del coronavirus, así como también ser más ágil, en los cobros. Por si no fuera suficiente, además, mediante tecnologías como el contactless, es realmente muy cómodo para las partes implicadas. Por último, hay que destacar su precisión y seguridad, gracias a la cual se evitan también posibles errores de cálculo en el pago o las devoluciones. 

Pagos contactless con tarjeta superiores a 20 euros durante el coronavirus

De forma excepcional, las entidades bancarias han incrementado la cantidad máxima para hacer pagos con tarjeta mediante el sistema contactless, que permite hacer el pago sin introducir la clave pin. De este modo, ya no es necesario, ni siquiera, tocar las teclas del datáfono. 

Si antes de la crisis del coronavirus la cantidad máxima fijada por los bancos era de 20 euros, ahora se pueden realizar pagos en establecimientos por el precio de hasta 50 euros. Se trata, pues, de una opción óptima para bares y restaurantes. 

 pago sin contacto

Pagos con el teléfono móvil

En los últimos años, las tecnologías de pago han evolucionado muchísimo. Ahora, no solamente disponemos, pues, de las tarjetas como alternativa al pago con dinero en metálico. También existen aplicaciones como Google Pay, Apple Pay o Bizum, que son muy prácticas y que cuentan con un eficaz sistema de seguridad. 

En esta línea, es interesante que nuestros empleados estén formados en este tipo de aplicaciones, para poder ayudar a los clientes a resolver posibles dudas al respecto. 

Atentos a la reapertura turística

Estar al corriente de todas estas formas de pago alternativas al dinero en metálico será muy útil también para cuando pueda reabrir el turismo, tanto nacional como internacional. Hay que tener en cuenta que, de entrada, el turista extranjero, que no forme parte de la zona euro, se moverá, previsiblemente, sin dinero en efectivo, ya que los cambios también conllevan un riesgo de contagio. 

Presente y futuro del comercio y la hostelería

El descenso de los pagos en efectivo se va a consolidar. No sabemos todavía en qué medida, pero parece evidente que la digitalización continuará su curso, y de una forma más acelerada que antes del coronavirus. Al fin y al cabo, la desescalada implicará convivir una temporada aún con todas las medidas sanitarias e higiénicas necesarias, entre las que se incluyen las formas de pago que eviten el contacto físico. 

Estamos ante el presente y el futuro del comercio y la hostelería. Más ágil, más cómodo, más higiénico y seguro. Y no solamente se aplicará en el pago de tickets, sino también otros elementos como las máquinas expendedoras y recreativas, algunas de las cuales ya disponen de ranura para introducir una tarjeta. Adaptarse a este escenario lo antes posible nos ayudará a afrontar la situación presente con más garantías, así como a mejorar las expectativas de futuro.

Compartir