Medidas de higiene y gestión del local con proveedores y clientes

La limpieza y la higiene son factores básicos para hacer frente al coronavirus. En el ámbito de la hostelería, son clave para garantizar la seguridad de los clientes y empleados, y para transmitir la confianza necesaria para que la actividad económica recupere el pulso.

Por esta razón es interesante conocer una serie de medidas de prevención que están siendo aplicadas por distintos bares y restaurantes. La relación con los proveedores, y con los clientes, ha cambiado. En este artículo os proponemos unas cuantas soluciones prácticas para minimizar los contactos. 

Delimitar las zonas del local para evitar contactos innecesarios

Una de las acciones es delimitar bien las zonas del bar o restaurante. Por ejemplo, es imprescindible habilitar un punto específico para repartir los pedidos, que esté separado de los otros espacios. Lo mismo sucede con la recepción de materias primas, de la mano de los proveedores. 

Dividir correctamente los espacios de trabajo ayuda a evitar contactos innecesarios. El objetivo es fomentar el respeto de las distancias interpersonales. El ideal para trabajar: un espacio, un responsable, una función concreta.

 medidas proveedores

Hay que cuidar la relación con los proveedores

Otro tema importante es la relación con los proveedores, que exige de una actitud preventiva. Las personas que nos entregan mercancías suelen estar en contacto con muchos clientes a lo largo de un solo día. 

Por ambas partes hay que ir con cuidado y facilitar su trabajo. Una vez se han manipulado las materias recibidas, por otro lado, hay que lavarse y desinfectarse las manos, y se aconseja guardar los albaranes en un mismo lugar de recepción. 

Señalización: información de interés para clientes y proveedores

Una buena señalización puede ser de gran apoyo para minimizar el riesgo de contagio en nuestro local. Así como en algunas calles se ha marcado, en el suelo, un sentido de ruta, nosotros también podemos señalizar el sentido del paso en nuestro local. El propósito es simple: que todas las personas que entren en el bar o restaurante circulen siempre por la derecha. Ésta es una medida muy simple y económica, que es útil tanto como para los clientes como para los proveedores y los empleados.

Los aseos también son un lugar donde se deben recordar una serie de acciones preventivas clave, como el lavado de manos o la limitación del aforo. Cuanto mejor estén informados los usuarios de un negocio, más probabilidades habrá de que todo salga como nosotros queremos. 

Sí, es verdad, siempre hay quien desobedece, o simplemente se despista. La verdad es que la mayoría de las personas mantienen una actitud cívica bastante responsable, y responden positivamente a las recomendaciones que se les plantea. 

Controlar los horarios para intentar que proveedores y clientes no coincidan

La organización es la piedra angular de cualquier negocio. En esta línea, la gestión de los horarios es determinante: evita que se produzcan contactos prescindibles. 

En la medida de lo posible, pues, se aconseja pactar unos horarios concretos con los proveedores. Estos horarios favorecerán que clientes y proveedores no coincidan en el local. Menos acumulación de personas, menos riesgo de contagio. 

Lo mismo nos sucede con la atención de los pedidos. Siempre es mejor pactar una hora con el cliente, e intentar dejar un tiempo de margen entre un usuario y el siguiente. De este modo, lograremos reducir las colas y las aglomeraciones.

Un embalaje especial para los pedidos

El delivery, que tanto nos está ayudando en estas semanas difíciles, también requiere de unas precauciones. En este caso, se recomiendan las bolsas cerradas, e incluso selladas. Estas bolsas, en las que se entregan los pedidos, también tienen que estar previamente desinfectadas. 

Tomarse la higiene en serio

Por último, no hay que desatender la necesidad de respetar las distancias interpersonales con todos los presentes, así como de mantener una buena higiene. Los empleados deben lavarse recurrentemente las manos, y llevar equipos de protección individual. Algunas de las medidas comentadas, como la señalización en el suelo, también puede ser muy provechosa en los espacios interiores del local, como la cocina. 

Para terminar, es muy importante lavar y desinfectar, como mínimo, una vez al día, todos los espacios de trabajo. La salud de nuestros empleados, clientes y proveedores es la salud de nuestro negocio. 

Compartir