De profesión: FROMELIER

No hay nada más maravilloso en el mundo que trabajar en lo que a uno le gusta. Es, sin lugar a dudas, la mejor satisfacción poder pasarse horas y horas al día, cada día, durante toda una vida, desarrollando el trabajo para el que se ha nacido. En el mundo de la restauración y la gastronomía, existen muchas especialidades que se adaptan a nuestros gustos y, una de ellas, es la de Fromelier.

La especialidad de Fromelier es relativamente joven. Esta palabra viene compuesta por dos diferentes: FRO (de fromage en francés) y Melier (de Sommelier). Así pues, la persona que decida ser un Fromelier, es considerada como un experto en todo lo relacionado con los quesos; las diferentes variedades, su elaboración, sus características, su procedencia, su cultura, su tradición, su historia… pero, además, es el experto en saber cómo potenciar al máximo el sabor de cada queso y el corte preciso que necesitan para poder disfrutarlos en todo su esplendor.

¿Cuál es el objetivo del Fromelier?

Como hemos dicho, esta profesión es relativamente joven, así que puede resultar una especialidad desconocida para la mayoría de la gente. En Francia, sin duda el país con más tradición quesera, los Fromelier ya forman parte del personal de muchos restaurantes y ofrecen sus exquisitos servicios a todos los clientes que acudan a los diferentes locales.

El objetivo principal de los Fromelier, es conseguir que el comensal no sólo coma queso, sino que lo disfrute, que experimente una vivencia única al degustar correctamente el surtido de quesos escogidos. El Fromelier se encarga de orientar y aconsejar sobre las diferentes variedades de queso que se tienen en la carta y la mejor forma en la que potenciar su sabor.

Herramientas de un buen Fromelier

Como en todo, cada especialista necesita las herramientas necesarias para poder desarrollar su tarea de la mejor manera. En este caso, los Fromeliers necesitan también las suyas que le permitirán realizar los cortes específicos para cada variedad. Algunos de estos utensilios son:

    • el cuchillo para Gorgonzola
    • la Lira,
    • la Guillotina para mimolette,
    • el cuchillo de doble mango,
    • el punzón para parmesano,
    • el cuchillo especial para queso de cabra,
    • una hachuela para desmenuzar el queso de Holanda,

 

  • un mízcalo

Con el cuchillo de filo liso, por ejemplo, podrá realizar los cortes precisos para todo tipo de quesos medianos y grandes que sean de consistencia dura, con la lira, o roquefortesa, podrá trabajar sobre quesos de pasta blanda o los azules… Cada una de estas herramientas facilitará la tarea del Fromelier de conseguir que el cliente experimente una sensación única al degustar la variedad de queso escogida.

La especialidad de Fromelier cada vez más se va abriendo camino en los restaurantes…

Como ya hemos comentado antes, esta profesión es relativamente nueva y, por lo tanto, aún no está siendo muy reconocida o solicitada por los negocios dedicados a la restauración o a la gastronomía. Por ello, algunos expertos en otros sectores, como por ejemplo los Sommeliers, están ampliando sus conocimientos y ampliando sus funciones a los de Fromelier. De ese modo, pueden ofrecer sus servicios en ambas especializaciones y, además, combinar y potenciar la degustación de ambos mezclando ambos mundos. En restaurantes especializados, sí se empiezan a contratar los servicios de los Fromeliers, pero poco a poco y con paciencia, es una profesión que promete ir abriendo puertas.

Compartir