Las claves de presentación y preparación para ser un buen ‘icetalent’

Para dejar helado y extasiado debes conocer todo sobre el agua congelada que acompaña a tus combinados. Aquí te ponemos a punto con el hielo.

Imagina qué triste sería tu vida sin escuchar el  clin clin al servir un refresco o preparar una copa. Imagina que nunca más pudieras demostrarle a ese hielo vacilón y escapadizo que eres mejor tú con las pinzas que él resistiéndose a que le pilles.

El hielo es el corazón que late en el vaso, la unidad que da vida a un líquido.

Si el amor sin beso es como una pizza sin queso, un vaso sin hielo es un vaso que no respira. Un camarero tiene una estrecha relación con el hielo. Puede que un día nadie le pida que le sirva unas patatas pero es bastante imposible que no ponga hielos en un vaso en toda una jornada de trabajo.

En el día a día de la barra y a la hora de preparar un cóctel, un Bartalent que se precie debe conocer el universo del hielo, sus clases y cuál es el adecuado en cada ocasión.

La función natural del hielo es enfriar, sin embargo, su responsabilidad no termina en el factor temperatura. El hielo debe no aguar la bebida, catalizar la mezcla y reducir la percepción del alcohol.

La presentación y el método de congelación del hielo varía su acción sobre los factores que acabamos de citar.

El hielo en cubos: es la presentación más común del hielo. Su función principal reside en potenciar el sabor de los destilados por encima del alcohol. Se distribuyen hielos en cubos grandes y compactos que ralentizan el consumo del combinado y lo mantienen frío durante más tiempo, y otros más pequeños y agujereados que se derriten con mayor rapidez e inconscientemente llevan al cliente a consumir la bebida más rápido.

Hielo crush o frappé: Es hielo roto, picado. Esto implica que se ensanche la superficie de contacto lo que supondrá que enfríe más rápido pero también se convierta en agua con la misma rapidez -hecho que deberás tener en cuenta-. Jamás utilices el mismo hielo con que agitas una mezcla para servirlo en una copa. Es hielo usado que debe desecharse, si lo utilizas convertirás tu combinado en una piscina.

Hielo Fizz: Es un tipo de hielo pequeño perfecto para conseguir bajas temperaturas rápidamente en cócteles como el mojito, la caipiriña o la caipirosca.

Y por último pero no por eso menos importante ni menos glamuroso, ni menos interesante de recuperar…

Hielo en bloque: la alternativa para las bebidas del pasado. El hielo en bloque era la razón de ser de las bebidas “on the rocks” con alta gradación alcohólica. Los bloques de hielo pintaban las rocas que escalaban las bebidas en el vaso.

Ahora que conoces las clases, sólo queda que le eches imaginación y seas creativo incluso en la fabricación de tus propios hielos. Introduce frutas o especias y criogenízalas, haz hielos con formas, o crea chupitos en congelados y ponles un palo. Tú tienes el poder del hielo, ahora sólo debes convertirte en iceman.

Compartir