Flores comestibles

flores comestibles

Está claro que lo más importante es que los platos estén ricos, pero también deben ser bonitos… ¿por qué no usar estas flores comestibles para acabar los emplatados?

Flores comestibles para decorar tus platos

Muchos son los chefs que se decantan por el uso de flores comestibles para decorar sus platos, aportan color, pero también sabor y aroma.
Estamos ante una clara tendencia en los mejores restaurantes del mundo, que incluso cuentan con botánicos en su plantilla. Hacemos un repaso de 5 flores comestibles con las cuales experimentar, y sobre todo, crear.

Pensamiento

Juan Mari Arkaz ideó algodón de azúcar con flores entre las que incluyó el pensamiento, cuyos pétalos pueden ser blancos, amarillos, rojos o violetas. Sus pétalos son perfectos para postres gracias a su sabor dulce y suave.

Lavanda

Si por algo destaca la flor de lavanda es por su olor. Por eso, además de por su sabor, el aroma que desprende es perfecto para acompañar flanes, natillas, helados y sorbetes. Desde Dinamarca, Rasmus Kofoed le dedica un plato a esta flor, y además su restaurante se llama Geranium.

Capuchina

Lo especial que tiene la flor de capuchina es su ligero sabor picante, lo que le da un toque especial a las ensaladas, sopas, carnes o incluso quesos. El chef colombiano Alejandro Gutiérrez (también biólogo) usa a menudo esta flor, al igual que Montse Estruch, que “colecciona” semillas y flores para cocinar cocas y carnes.

Begonia

Una flor de begonia sirve prácticamente en cualquier plato. Ferrán Adriá ha elevado esta flor a la categoría de arte con el “Papel de flores”, para el que empleó 3 tipos distintos de begonia: roja, blanca y rosa. Eso sí, su sabor tiende a ser ácido, parecido al limón, que su color no te engañe.

Violeta

Los pétalos de violeta pueden incorporarse prácticamente a todo tipo de platos. Desde ensaladas, pescados, postres, helados, y hasta cócteles. Un buen ejemplo es el postre del mejor repostero del mundo, Jordi Roca y su “Bomba Floral” , una auténtica obra de ingeniería gastronómica con flores frescas de violeta, pétalos de pensamiento, salvia, malva y caléndula.

Compartir