Posibles escenarios de bares y restaurantes en base a Wuhan

Posibles escenarios de bares

La incertidumbre ante la situación que los negocios como bares y restaurantes viven genera innumerables preguntas. Tomamos como ejemplo y referencia la ciudad de Wuhan para valorar los posibles escenarios que podrían replicarse en mayor o menor medida en nuestro país.

La ciudad de Wuhan ha despertado una atención mediática inusitada, en los últimos tiempos, ya que ha sido considerada como el epicentro de la pandemia mundial del coronavirus. Es por este motivo que resulta tan interesante analizar lo que ha sucedido en esta población de China. Su evolución en la lucha contra el Covid-19 puede reflejar, con antelación, posibles escenarios que se vivan en nuestro país en las próximas semanas, cuando se levante el estado de alarma.

Este municipio chino, que cuenta con unos 11 millones de habitantes, y que se ha mantenido en estricto confinamiento desde el pasado 23 de enero, ha empezado, recientemente, a recuperar la normalidad económica. La reapertura de los locales comerciales y la recuperación de servicios como el transporte público se está llevando a cabo, no obstante, de una forma controlada y paulatina. Las autoridades quieren, ante todo, evitar que se pueda producir, nuevamente, un rebrote del contagio por coronavirus.

En este artículo nos hemos propuesto fijar nuestra atención en lo que está sucediendo en Wuhan en la actualidad. De este modo, queremos proyectar posibles escenarios, a medio plazo, para nuestra sociedad. Además, cabe destacar que hemos querido focalizar específicamente la mirada en los bares y restaurantes, que por culpa del coronavirus, están sufriendo unas consecuencias económicas muy duras. El sector de la hostelería, en general, está esperando esta posibilidad de recobrar fuerzas lo antes posible, y por esta razón hemos querido compartir potenciales escenarios futuros.

Dos meses desde el parón económico hasta la reapertura

Dos meses han transcurrido ya desde el cierre total de la ciudad de Wuhan hasta su reapertura. Hay que tomar paciencia, pues, aunque la situación sea muy compleja. Aquellos bares y restaurantes que puedan mantener el servicio a domicilio, mientras dure el confinamiento, pueden intentar, de este modo, salvar algunos ingresos.

Posibles escenarios de restaurantes

Vuelve la vida en las terrazas de Wuhan

Poco a poco, se podría decir que Wuhan ha ido recuperando una cierta normalidad, aunque todavía con un control importante de los movimientos de la población. A pesar de todo, la superación de la fase de confinamiento ha despertado el ánimo de la gente.

Las imágenes de algunas terrazas de bares y restaurantes con personas disfrutando al aire libre vuelven a ser una estampa habitual en Wuhan. Eso sí, con mascarillas y con las prevenciones sanitarias debidas, como la distancia de seguridad.

Se fomenta el consumo con ofertas, también en bares y restaurantes

La mayoría de establecimientos comerciales de Wuhan ofrecen estos días descuentos de hasta el 50% para que el consumo recobre musculatura. En general, esta medida está funcionando muy bien. Algunos bares y restaurantes también se han animado a plantear ofertas a sus clientes, que después de dos meses recluidos tienen ganas de aprovechar el momento.

La primera fase de desconfinamiento en Wuhan

Como decíamos el desconfinamiento en Wuhan está siendo progresivo. Aunque se hayan reactivado servicios como el transporte público, se mantiene un control estricto para minimizar el riesgo de un repunte del coronavirus.

Entre otras medidas, se registran los movimientos de la población a través de un código QR que, en función de la situación local, y de la salud de la persona, permiten o prohíben su acceso a todo tipo de edificios y establecimientos. Las fuerzas de seguridad también llevan termómetros eléctricos para controlar la temperatura de los ciudadanos y anticipar posibles casos de contagiados.

Por lo que respecta a bares y restaurantes, algunos todavía mantienen un perfil prudente, atendiendo a los clientes solamente desde la puerta del local, y funcionando, en gran medida, con repartos a domicilio.

Volverán los buenos tiempos, a pesar del coronavirus

La sensación, en Wuhan, es de un optimismo generalizado. Sin bajar la guardia, la economía comienza a notar los efectos del regreso a la actividad. Los bares y los restaurantes no son ajenos a esta realidad, y como hemos visto, empiezan ya a detectar un aumento de la demanda. Wuhan es el espejo de todas aquellas sociedades que posteriormente han sufrido los efectos de la propagación del coronavirus. Los buenos tiempos, aunque ahora nos parezcan tan lejanos, volverán.

Compartir