Medidas postcoronavirus: preparación y reapertura en base al antecedente de Wuhan

La ciudad china de Wuhan, considerada como el principal foco de propagación de la pandemia mundial del coronavirus, ha empezado, en las últimas semanas, a recobrar la actividad económica. Esta noticia, que invita también a un optimismo moderado, a medio plazo, en nuestro país, nos recuerda que hay que estar preparados para el momento de la reapertura.

Aunque pueda parecer algo lejana en el tiempo, la vuelta a la actividad, tarde o temprano, regresará. Y es fundamental que los locales estén listos para asumir el escenario post-coronavirus. Si algo sabemos ya, entre tanta incertidumbre, es que la normalidad no volverá de golpe. Así pues, será imprescindible tomar precauciones y adaptarse con la mayor eficacia posible a las necesidades derivadas del coronavirus. 

En este artículo se resumen una serie de consejos básicos para que tu negocio aplique las medidas preventivas que el desconfinamiento progresivo requerirá, sobre todo en sus fases iniciales, que pueden alargarse durante meses.

 

Extremar las medidas de higiene en el local, con la reapertura

En primer lugar, cabe considerar el hecho de que se tendrán que intensificar las medidas de higiene en el local para evitar los contagios. En este sentido, se recomienda, por ejemplo, limpiar con una mayor recurrencia el baño, y facilitar gel desinfectante tanto para los trabajadores como para los clientes. Además, se aconseja el uso de lavavajillas, y no del lavado a mano.

Hay que tener en cuenta, por otro lado, el hecho de que la limpieza de la cocina también se debe reforzar, así como tener una especial atención con los pomos de las puertas, que es una zona de contacto habitual. A parte de limpiarlos y desinfectarlos a menudo, se recomienda mantener, directamente, las puertas del local siempre abiertas. En síntesis, la instrucción, por lo general, es que se vaya con sumo cuidado con todo aquello relacionado con la higiene.

En el caso de bares y restaurantes: colocar la carta en el exterior del local

Los expertos en la materia también proponen, para el desconfinamiento progresivo, que la carta, en el caso de bares y restaurantes, se coloque de forma excepcional en el exterior del local. Es mejor no repartirlas en el interior. De este modo, se reducirá el contacto interpersonal, al no compartir las cartas. 

Tomar medidas para mantener las distancias de seguridad frente al coronavirus

Otro de los consejos clave es el de tomar medidas para que se puedan mantener, en el local, las distancias de seguridad mínimas (1,5m – 2m). Para lograrlo, es mejor reducir el nombre de mesas, para que haya más metros de separación entre los clientes. 

Del mismo modo, en la medida del posible hay que fijar una distancia suficiente entre las distintas mesas y sillas que resten en el local, ya sea en un interior como en terraza. El objetivo es facilitar los movimientos de los clientes sin que corran el riesgo de entrar en contacto con otras personas, posibles portadores del coronavirus.  

Si se detecta algún síntoma, hay que enviar a casa al empleado afectado

Este punto es esencial para contribuir a frenar la pandemia. Al mínimo síntoma que podamos relacionar con el coronavirus (problemas respiratorios, estornudos, tos, etc.), se tiene que pedir al trabajador que vuelva a casa y descanse. Antes que nada, está la integridad de las personas. Tanto del personal, como de los clientes. Hay que cuidar de todos ellos.  

Cerrar las máquinas de consumo y evitar el pago en efectivo

Durante el inicio del desconfinamiento, será crucial que aquellos locales con dispensadoras desactiven todo este tipo de máquinas. Al pasar por distintas manos, pueden ser un foco de contagio. En una línea similar, se desaconsejan los pagos en efectivo

Infórmate periódicamente sobre la reapertura y cuida de la salud de tus empleados

Por último, es muy importante estar bien informado, en estas semanas complejas. La información en relación a la pandemia se actualiza de forma diaria. Es por este motivo que se tiene que mantener la atención a posibles novedades que puedan afectar a nuestra actividad económica. 

Del mismo modo, se aconseja compartir información de interés con los empleados, así como transmitirles, en todo momento, una sensación de control de la situación y de tranquilidad. Un buen clima de trabajo es básico para poder hacer frente a los tiempos excepcionales que con la reapertura se prolongarán todavía un tiempo. Saldremos de ésta, pero habrá que estar, también, preparados para los futuros escenarios. No dejemos para mañana lo que ya podemos empezar a afrontar hoy.

 

Compartir