Cómo adaptar tu carta al servicio de Take Away

adaptación take away

El Take Away se ha consolidado, en las últimas semanas, como una forma de hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus y las restricciones de movilidad derivadas del estado de alarma. A pesar de las distintas fases previstas de desescalada, parece que el Take Away, también conocido como servicio de comida para llevar, continuará siendo clave para el sector de la hostelería mientras no pueda regresar la normalidad pasada. 

Para afrontar el Take Away con un mínimo de garantías es fundamental cumplir con las obligaciones y recomendaciones de las autoridades sanitarias. La experiencia, por otro lado, también aconseja seguir una serie de pautas. Es por este motivo que en este artículo nos hemos propuesto resumir toda esta información, con el objetivo de facilitarla, de la forma más digerible posibles, a los hosteleros. Creemos que puede ser útil tanto para aquellos que ya dispongan de un servicio de comida para llevar, como para los que se están planteando, ante lo sucedido, de empezar a llevarlo a cabo.

Un consejo básico: reducir la carta y ofrecer las especialidades

Empezaremos con un consejo práctico que consideramos que es esencial para el buen funcionamiento del Take Away en las circunstancias actuales. El servicio de tu negocio se ha visto, seguramente, afectado por las consecuencias de la pandemia. La forma de trabajar, además, ya no puede ser la misma que anteriormente. Ante las limitaciones que impone la situación actual, pues, es muy recomendable reducir la carta que se ponga a disposición del público.

Hay que ser realista, y adaptar la carta a las posibilidades de volumen de trabajo del servicio. Ofrecer menos platos, pero que sean las mejores especialidades del establecimiento, nos ayudará a asumir el servicio en unas condiciones óptimas, y ganarnos nuevamente la confianza del cliente.

 carta take away

Recuerda que son platos para llevar

A veces nos olvidamos de lo aparentemente más básico. Por esta razón no está de más recordar que hay que tener en cuenta que un Take Away es un servicio para llevar. Por lo tanto, es posible que no todos los platos que ofrecíamos reúnan las condiciones para soportar el viaje hasta la casa del cliente. Hay que adaptarse, también en este sentido. Los platos cómodos para llevar también posibilitan una mejor experiencia del cliente

En el caso de según qué platos o productos, se puede acompañar la comida de unas breves instrucciones para que el cliente las siga. Una vez esté en su domicilio, antes de empezar a comer. 

Los precios no pueden ser los mismos

Cuando alguien va a un restaurante, está pagando por toda la experiencia gastronómica que vive, en la cual también se incluye la localización y el ambiente. Es por eso que en el Take Away, en teoría, los platos deberían ser, en la medida de lo posible, un poco más económicos.

No tenemos que olvidar, además, de que las economías familiares están muy condicionadas también por los efectos de la crisis del coronavirus. Rebajar un poco el precio puede ayudar a fomentar el consumo, en un momento en que, precisamente, el consumidor se ha vuelto, como es comprensible, mucho más conservador y prudente.  

Aprovecha para potenciar tu marca

El Take Away nos ofrece la posibilidad de seguir generando marca. Se trata, pues, de una ocasión para potenciar los valores de marca y fidelizar los clientes. El packaging plantea oportunidades para enviar mensajes a nuestros clientes, que den una visión de proximidad, y que demuestren que nos preocupamos por su bienestar. Con el Take Away no solamente puedes ofrecer comida para llevar, sino también mensajes para llevar. 

Recuerda las medidas sanitarias vigentes, fundamentales para una hostelería segura

Por último, hay que considerar todas las medidas sanitarias vigentes. La seguridad y la salud de nuestros clientes deben de ser una prioridad. Así pues, hay que habilitar un sistema de pedidos que no requiera de presencia (se puede optar por el teléfono, o por otras formas telemáticas). Acordar con el cliente a qué hora vendrán a recoger la comida y respetar siempre las distancias interpersonales. 

Por otro lado, también se hace necesario, para la recogida, disponer de papeleras con tapa y palanca, así como gel hidroalcohólico para desinfectar las manos. También cabe recordar que todos los miembros del equipo de trabajo tienen que disponer de equipos de protección, y que la atención a los clientes no se puede llevar a cabo de forma simultánea a varios clientes por una sola persona.

Compartir