Final Bartalent Lab del Año 2018: Día 2

El segundo día de las jornadas de la Final Bartalent Lab 2018 los finalistas pudieron disfrutar de tres formaciones, de una Masterclass sorpresa y de una cena de cuatro estrellas. ¿Queréis saber qué hicieron? ¡Seguid leyendo!

La jornada de ayer fue, aún si cabe, más intensa que la del día anterior. Puesto que pudieron disfrutar de tres formaciones, una Masterclass y una experiencia gastronómica de lujo.

La primera formación, impartida por Bruno Castro, profesor colaborador de CETT-UB, estuvo dedicada a la rentabilidad de las ventas. Un tema muy interesante tanto para los futuros propietarios como para los camareros. Ya que pudieron conocer más a fondo cómo rentabilizar bien el producto mediante técnicas de gestión para fomentar las ventas y aplicar la formación estratégica en el servicio.

En la segunda formación, con Joan Gurguí, profesor colaborador de CETT-UB, chef, emprendedor y comunicador en cocina, pudieron aprender sobre emprender en restauración. Es decir, qué deben tener en cuenta si en un futuro quieren abrir un restaurante. Identificar los factores a tener en cuenta para emprender, analizar cómo debe ser el perfil del emprendedor y casos de éxito… Y es que todo cuenta a la hora de emprender.

Tras otro almuerzo delicioso en el restaurant del CETT-UB, los finalistas pudieron disfrutar de una clase magistral de Chantal Aimée. En ella aprendieron técnicas de comunicación: la importancia de la presencia, del tono, de la postura corporal y técnicas de autocontrol, respiración y relajación. Esta clase fue la más activa hasta el momento, puesto que la comunicación es verbal y no verbal y todo cuenta.

Antes de ir a cenar pudieron disfrutar de una Masterclass impartida por Miguel Pérez, miembro de The Crew, en Solange Cocktails & Luxury Spirits. En esta coctelería de renombre pudieron deleitarse con las habilidades de bartender de Miguel Pérez y pasar tras la barra para preparar combinados pautados por él. De esta manera conocieron más a fondo la gama de Royal Bliss y sus peculiaridades en cuanto a sabores.

Después fueron a cenar a uno de los restaurantes de Jordi Cruz. Allí disfrutaron de un menú degustación de 3h de duración. Un menú muy creativo lleno de formas, texturas, sabores, olores y con una vajilla muy sorprendente.

Este día llegó a su fin entre risas y buenas palabras sobre la experiencia. Si queréis ver cómo les fue este segundo día, podéis verlo en el siguiente video:

Compartir