7 razones por las que la inversión en el personal es la más importante en un restaurante

personal de hostelería

Poner en marcha un bar o un restaurante significa tener que hacer frente a innumerables retos. Presupuestos, financiación, trámites legales y fiscales… Encargarse de todas estas cuestiones logísticas puede hacer que nos olvidemos de la base del negocio: el equipo humano.

El personal de hostelería es el que sostiene a esta industria. Y lo hace con sus conocimientos, personalidad y profesionalidad. Lo mejor que puede hacer un propietario o propietaria es invertir en personal motivado y preparado; volcar su confianza y respeto en el personal y hacerle brillar.

A continuación, vamos a enumerar las siete principales razones por las que el equipo humano es la inversión más importante en un negocio de hostelería.

1.    Es el factor más valorado por los clientes

Según un estudio de 2018 sobre la percepción de los españoles del sector de la hostelería, las cualidades más valoradas por los clientes son la profesionalidad del equipo de sala y la calidad de la comida. Casi el 70% de los encuestados apuntó la buena atención y la amabilidad de los camareros como un factor imprescindible para su satisfacción.

2.    Es la puerta a la fidelización

El anterior punto nos lleva directamente a este. Entre otras cosas, la fidelización de clientes se consigue por el trato humano que recibe el consumidor. Si no te sientes arropado y bien atendido en un local, te pensarás dos veces volver a visitarlo. Por supuesto, hay otros factores que afectan a este retorno, como la relación calidad-precio o la condición de los productos; pero sería un error menospreciar el valor de la atención al cliente. A veces, la especial simpatía de un camarero o camarera es lo que aporta esa atención personalizada y especial a la experiencia gastronómica.

3.    Empleados felices, resultados positivos

Un equipo rinde más cuando se siente motivado y cuidado por la empresa. Salarios justos, flexibilidad, gratificaciones… Son algunos de los puntos más valorados por los trabajadores para sentirse cómodos con su empresa y su puesto de trabajo. Aquí tienes 10 técnicas para motivar a tus empleados por si te faltan ideas al respecto.

4.    A menor rotación, mayor compromiso

Uno de los problemas laborales que afronta el sector hostelero es la frecuente rotación de profesionales. Los contratos temporales y la falta de una perspectiva a largo plazo hacen que haya una longevidad de las relaciones laborales mucho menor que en otros sectores.

inversión en personal de hostelería

Un contrato indefinido, por ejemplo, sugiere un mayor compromiso por parte de empresa y empleado; y no sólo en términos de tiempo. La perspectiva a largo plazo supone una relación laboral más próxima y mayor confianza entre las partes implicadas. No solo hay que encontrar talento para este sector, sino también saber retenerlo y desarrollarlo.

5.    La imagen del establecimiento

Como dice Abel Valverde, jefe de sala del restaurante Santceloni, sobre el trabajo en sala “Si tienes un mal día, tienes que actuar. Y no todo el mundo es buen actor”. El estrés y el mal ambiente laboral son difíciles de ocultar a los clientes. Al fin y al cabo, las emociones se transmiten entre los seres humanos. Así que, como propietario o propietaria has de plantearte, ¿qué clase de imagen quiero transmitir a mi clientela? ¿La de un equipo estresado, malhumorado y triste? ¿O la de un ambiente comunicativo, tranquilo y optimista?

6.    Un establecimiento evoluciona con su personal

La hostelería es una industria en constante cambio. Cambian los clientes, los productos, las demandas… Y el contacto directo con estos cambios lo experimentan los profesionales del sector. Las aportaciones que haga el equipo, tanto de cocina como de sala, pueden ser de gran valor para el progreso del restaurante. Es necesario un ambiente de comunicación y escucha activa para aprovechar ese potencial.

7.    Cada empleado tiene una preparación para desempeñar su trabajo

La experiencia y conocimiento ha de ser recompensada. Cada empleado tiene un bagaje profesional y un desarrollo formativo que vuelca en su trabajo día a día. Esos elementos forman también parte del servicio que recibe la clientela.

En definitiva, no podemos esperar que los clientes reciban una atención impecable si no invertimos en nuestro personal de hostelería; tanto en términos económicos como personales. Así que no podemos dejar de poner en valor el desempeño del equipo humano en el desarrollo de cualquier bar o restaurante.

 

Compartir