Despierta los sentidos de tus clientes con el marketing olfativo

¿Te has preguntado alguna vez a qué quieres que huela tu restaurante? Pues deberías, porque desde el año 2005 la tendencia del marketing olfativo está en alza y no es una simple moda.

Los datos lo demuestran, el olfato es el sentido que mayor impacto tiene sobre los recuerdos. De hecho, todo lo que olemos se recuerda un 35% más que todo aquello que vemos o tocamos, y este recuerdo olfativo es para siempre.

A través de un olor, el marketing olfativo se encarga de crear una emoción positiva en el consumidor y fidelizarle con la marca. Y esto sucede porque el sentido del olfato se encuentra en el denominado cerebro reptiliano, que es la parte de nuestro cerebro más básica y primaria. Por eso a veces nos resulta tan difícil describir un olor.

El ser humano tiene más de 1100 registros olfativos distintos y cada uno de ellos está íntimamente relacionado con la memoria y con los recuerdos. Este olor “me recuerda a….”, “huele igual que…”, “se parece a cuando estuve en…”. El Marketing olfativo ha demostrado que los olores agradables aumentan las ventas.

Por ejemplo, la marca Dunkin’ Coffee estudió en 2014 el comportamiento de los viajeros de un autobús en Corea. Cada vez que en la radio del autobús sonaba la melodía de la marca, unos dosificadores expulsaban olor artificial de café recién hecho. Cuando los viajeros bajaban del autobús, lo primero que veían era una marquesina de la marca, y al lado, una de sus tiendas. El tráfico de esta tienda aumentó un 16%, y las ventas de café un 26%.

También algunas cadenas de comida rápida utilizan esta técnica con la llamada fragancia RTX9338PIS, o lo que es lo mismo, olor a “hamburguesa con panceta recién hecha”, y en ciudades como Helsinki, algunos pubs y bares aplican fragancia de licores tradicionales captando un 8% más de clientes que los establecimientos que sólo usan publicidad visual.

Pero cuidado, no se trata de utilizar un olor porque sí, porque te gusta, o porque crees que a tus comensales les gustará, porque podrías generar el efecto contrario. El exceso de un aroma (injustificado) provoca rechazo y fatiga olfativa. Por eso hay agencias y expertos de comunicación olfativas especializadas en crear aromas personalizados.

En palabras de la experta Cristina Sala, de Open Senses, “si haces marketing olfativo hazlo de calidad, si no, es mejor que no hagas nada”. Y por calidad se refiere a un aroma exclusivo que diferencie tu establecimiento del resto. Algunos hoteles, empresas automovilísticas (Ford y su olor a “coche nuevo”), o incluso marcas de ropa como Nike, lo hacen desde hace años acudiendo a gurús internacionales como Sissel Tolaas.

También algunos chefs, como los hermanos Roca, saben desde años de la importancia de los olores, tanto en un plato como en el ambiente. De hecho crearon un Chef Box con más de 40 aromas para jugar, y este no es más que un ejemplo de lo relevante que es el olfato en la cocina, no sólo para degustar o cocinar, sino para crear experiencias, fidelizar al comensal y seducirle con un aroma ambiental.

Compartir
1031
Valorar contenido: ¿Te ha sido útil?
  • 4.7/5
  • 491 ratings
491 ratingsX
¡Muy malo! Malo Hmmm Pasable ¡Interesante!
0.6% 0.8% 4.7% 14.3% 79.6%
No hay posts relacionados